Volver

Bajada del Cristo y Embajadas de las fiestas de Moros y Cristianos

Denominación
Bajada del Cristo y Embajadas de las fiestas de Moros y Cristianos
Municipio
ONTINYENT
Comarca
LA VALL D'ALBAIDA
Provincia
VALENCIA
Ámbito
Creencias, rituales festivos y otras practicas ceremoniales
Foto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble
Sección
Primera
Clasificación
Bienes inmateriales 1ª
Publicaciones DOGV
Resolución incoación

La Bajada del Cristo de la Agonía es una celebración religiosa anterior al nacimiento de la fiesta moro-cristiana de la época moderna. Es continuadora de una tradición secular, cuando los soldados de Ontinyent –en época foral– acompañaban con salvas de pólvora a la patrona. A pesar de su antigüedad, es uno de los actos que menos variaciones ha experimentado a lo largo de la historia de los moros y cristianos desde 1860. El pueblo de Ontinyent traslada la imagen del Cristo desde la ermita de Santa Anna a la Real Parroquia de Sant Carles.

Las Embajadas del Moro y del Cristiano conservan los alardos de época foral. Son una representación simbólica del enfrentamiento entre las dos culturas, una lucha que acaba con el hermanamiento de los dos bandos. El texto de las Embajadas, escritas por el escritor romántico J. J. Cervino en 1860, posee un valor literario que hay que preservar.
Hay que destacar que el texto de las Embajadas aboga por la tolerancia entre las culturas musulmana y cristiana. El parlamento del centinela cristiano es un ejemplo de igualdad entre las dos civilizaciones, como se desprende de estas palabras: “recordando el valor de nuestros padres / unos somos cristianos, otros moros / y todos en quererte ¡oh patria! iguales”. Los embajadores de los dos bandos en lucha se respetan mutuamente, son dos adversarios que cortésmente defienden distintos intereses: “Embajador moro: Por ti lo siento, capitán valiente. / Capitán cristiano: Por ti lo siento, embajador galante.” Ciertamente, la historia determina que los cristianos sean los vencedores, pero, al contrario que en otras poblaciones, el vencido no es obligado a abjurar de su fe. Moros y cristianos acaban el acto desfilando juntos.

Calendario

Se lleva a cabo el lunes siguiente al cuarto domingo del mes de agosto.

Fotos

Foto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble