Tornar

Iglesia Parroquial de Santa Catalina Virgen y Mártir

Codi
46.20.017-004
Denominació
Iglesia Parroquial de Santa Catalina Virgen y Mártir
Municipi
ALZIRA
Comarca
LA RIBERA ALTA
Província
València
Localització
Plaza de la Constitución
Època
S.XVI
Ús primitiu
Religioso
Ús actual
Religioso
Estil
Gótico - Barroco
Tipologia
Edificis - Edificis religiosos - Esglèsies
Foto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble
Secció
Primera
Clasificació
Bienes inmuebles 1ª
Categoria
Monument
Estat
Declaració singular
Anotació Ministeri
R-I-51-0011134
Data disposició
30/07/04
Data publicació DOGV
03/08/04
Data publicació BOE
05/11/04
Tipus de delimitació
Delimitado - Delimitación Definitiva - Declaración con Entorno Veure delimitació al mapa
Publicacions DOGV
Resolució incoació
Publicació declaració
Resolució entorn de protecció
Delimitació entorn de protecció
Data resolució
30/07/04
Data publicació
03/08/04

La Iglesia Parroquial de Santa Catalina Virgen y Mártir es una importantísima muestra de la arquitectura gótica religiosa de la época de Reconquista que evoluciona a través del tiempo adaptándose a nuevas demandas funcionales y estilísticas. Se encuentra situada en la plaza de la Constitución (antes de Santa Catalina) yuxtapuesta al eje que atravesaba La Vila y que partía desde el puente de San Gregori hasta el de San Agustín y sobre el que se encontraban la iglesia del Cristo, el hospital y convento de Santa Lucía y el ayuntamiento.
En el libro del Repartiment ya se mencionan las donaciones hechas por Jaime I a favor de los habitantes de La Vila en la plaza de Santa Catalina o en sus alrededores. También entre los 52 beneficios eclesiásticos establecidos en Santa Catalina y Santa María de Alzira en el siglo XVIII algunos se refieran a limosnas penitenciales de los siglos XIII y XIV.
Se levantó sobre el solar de la mezquita mayor, con planta basilical y estructura gótica, fue remodelada en 1531 reutilizándose los contrafuertes. Subsisten elementos góticos:
. Contrafuertes y restos de arcos torales.
. Capilla mayor con estructura de sillares y gárgola exterior.
. Primitiva sacristía (arrasada en 1936) con arco ojival de 17 dovelas, capiteles fitomórficos y arco carpanel.
. Torre campanario con arcos ojivales, ménsulas, molduras y boceles.
En 1681 se produce la reedificación total de la iglesia tal como consta en el documento. Memoria de las capitulaciones y obra que se han de hacer y ejecutar en la villa de Alzira como es reedificar la iglesia de Santa Catalina Mártir de dicha Villa, conforme a la planta y perfil de Juan Pérez Castiel. Solo aquellos elementos que podrían servir de sustentación a la obra nueva van a ser aprovechados, todo el resto fue derribado.
Resultante de esta reedificación se configura la actual iglesia, ocupando la misma planta que el antiguo templo de una sola nave basilical cubierta por arcos de medio punto como arcos torales que la subdividen y capillas laterales entre contrafuertes. La cubierta de la nave es a dos aguas. Estilísticamente se encuentra dentro de un eclecticismo neoclásico barroco del que es la mejor muestra la portada barroca de la plaza de Santa Catalina realizada por Gaspar Dies, muy similar a la de San Andrés de Valencia. Labrada en piedra se alza sobre alto cuerpo de bases rectangulares del que parte sobre el estilobato la basa de la columna helicoidal salomónica y con soga a tres hiladas de laurel, que reptan hasta el collarino con capitel compuesto y remate sobre el ábaco de un segundo cuerpo con arquitrabe de tres ménsulas y ornato vegetal. Un frontón adintelado es ornado con escudo alegórico de la Santa. Sobre esta parte un remate pinacular con frontón semicircular y talla de la titular en el nicho. El último cuerpo sitúa el escudo de la villa. La cornisilla semicircular de remate es flanqueada por macetones y pétreas esferas. En 1702 Tomás Vergara, escultor de Valencia, recibe el encargo de los retablos para las capillas laterales de dicha iglesia.
En 1776 se nombra una comisión para que se reconozca el terreno para formalizar la nueva construcción de la capilla de la Comunión sobre el solar del desaparecido cementerio situado a los pies de la iglesia. La obra se construye según proyecto del arquitecto Vicente Gascó de Valencia.
El espacio lo conforma una cúpula tabicada que descansa sobre el tambor formado por arcos torales y pechinas esféricas en los ángulos, todo ello asentado sobre las pilastras que soportan los arcos de medio punto. El tratamiento estético continúa el lenguaje neoclásico barroco de todo el interior de la iglesia. En 1821 se acuerda el emplazamiento de la sacristía de la nueva capilla de la Comunión que se sitúa llenando el hueco entre esta y el campanario gótico, culminando así la absorción de la torre hasta entonces separada de la iglesia.
La media naranja de la cúpula acusa su volumen al exterior y se corona con un cupulín recubiertos ambos por teja moruna curvada.
En 1876, ante los alarmantes daños que presentaba la cúpula fue requerido informe del arquitecto municipal José Camaña. La cúpula muestra lesiones en todos sus segmentos menos en el del norte. En los elementos inferiores nada se nota, son tres los elementos gravemente resentidos, las pechinas, el cuerpo de luces y las bóvedas de la cúpula debido a una mala ejecución. La propuesta aceptada fue la eliminación de la cúpula y cupulín y su sustitución por una cubierta a dos aguas sobre cerchas de madera y hierro que descansan sobre pilastras de ladrillo.
En la guerra civil de 1936 el templo fue incendiado perdiéndose junto al valioso archivo los fondos escultóricos y pictóricos revalorizados por las obras custodiadas tras la desamortización, y procedentes de los monasterios de la Murta, Franciscanos y Capuchinos.
El ecléctico templo presenta planta basilical, con marcados contrafuertes y altares en los nichos, con prolongación en sus pies por el aditamento de un cuerpo inscrito en cruz griega, invertida su planta, ahora testero. La cúpula fue pintada inicialmente por el artista local Tomás Parra y tras la guerra civil de 1936 por Gil. El primitivo testero queda flanqueado por descomunales columnas salomónicas y monumentales terracotas de los santos de la Piedra (Abdón y Senén), San Cristóbal y San Roque. En el presbiterio se labró en 1962 un retablo neobarroco cuyo autor fue Elías Cuñat que muestra las imágenes relicarios de los patronos titulares de la Ciudad. J. Cabañes (1946-47) pintó la bóveda, remarcada por pares de arcos torales con escenas alegóricas de la historia de Alzira. Sanz Castellanos pintó en 1975 monumentales lienzos alegóricos a la vida de San Bernardo. En el presbiterio se muestra una gran tela de F. Camilo "San Felix Cantalicio". Entre las esculturas sobresale una "Maternidad" barroca muy arruinada por la riada de 1982, y las obras de Antonio Ballester: "Inmaculada", "San Antonio", y el paso procesional "Santo Sepulcro". Octavio Vicent tiene un "Ecce Homo". (C.Pérez-Olagüe. Basado en el estudio previo de Pascual Vernich, Conselleria de Cultura, Educación y Ciencia 1985)

Fotos

Foto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble

Plànol

Foto InmuebleFoto Inmueble

La geolocalització dels elements està en procés de revisió.