Tornar

Real Basílica de Nuestra Señora de los Desamparados

Codi
46.15.250-029
Denominació
Real Basílica de Nuestra Señora de los Desamparados
Altra denominació
Basílica de Nuestra Señora de los Desamparados
Municipi
VALÈNCIA
Comarca
VALÈNCIA
Província
València
Localització
Plaza de la Virgen s/n
Època
S.XVII, S.XVIII, S. XIX
Ús primitiu
Religioso
Ús actual
Religioso
Estil
Barroco - Neoclasicista
Tipologia
Edificis - Edificis religiosos - Esglèsies - Basíliques
Foto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble
Secció
Primera
Clasificació
Bienes inmuebles 1ª
Categoria
Monument
Estat
Declaració singular
Modalitat
BIC VALENCIA
Anotació Ministeri
R-I-51-0004498
Data disposició
05/06/81
Data publicació BOE
10/08/81
Tipus de delimitació
Delimitado - Delimitación Definitiva - Planeamiento Especial Aprobado Veure delimitació al mapa
Publicacions DOGV
Resolució entorn de protecció

Planes

Nom Informe Fecha informe Fecha publicación BOP
Catálogo de bienes y espacios protegidos. Plan General Ordenación Urbana. Homologación. Favorable24/11/14
PEP 06-07 Entornos de los BICS Zona Central de Ciutat Vella Favorable08/01/1603/08/16

En el centro religioso de la ciudad se encuentra la Basílica de Nuestra Señora de los Desamparados.
El edificio fue levantado en el siglo XVII entre los años 1652 y 1667. Su construcción se debe al haber quedado insuficiente la capilla de la Virgen de los Desamparados que se instaló en 1489 en el ábside de la catedral con motivo del traslado de la originaria que se encontraba junto al Hospital General. Esta capilla se encontraba en el centro del ábside debajo del arco que une la basílica con la catedral.
Se trata de un edificio de planta trapezoidal con un óvalo en su interior y camarín proyectado por Diego Martínez Ponce de Urrana. La cúpula que cubre el espacio central es también ovalada. Junto a este se desarrolla el camarín de planta cuadrada donde se encuentra la imagen de la Virgen de los Desamparados. Fue realizado entre 1685 y 1694, aunque ya estaba en el proyecto inicial. Se encuentra tras el espacio oval y tiene acceso desde los dos lados.
A finales del siglo XVII o principios del siglo XVIII se planteó la ampliación de la capilla. Para ello se realizó un proyecto anónimo conservado en la basílica posiblemente contemporáneo a la intervención de Palomino en la cúpula. Se retrocedió la capilla mayor al camarín y se remodelaron elementos como el entablamento cuyo friso se decoró con atributos de la iglesia. Fue en este momento cuando se realizó la bóveda de ladrillo tabicado bajo una anterior. La falsa bóveda actual fue realizada en 1701 por Antonio Palomino. Entre 1758 y 1763 se diseñó un nuevo retablo mayor, por Ignacio Vergara. Unos años más tarde, entre 1763 y 1767, se hicieron reformas en el edificio llevadas a cabo por Vicente Gascó. Estas consistieron en la colocación de un pavimento interior con mármol de Génova, se renovaron también las pilastras corintias con fustes de mármol y capiteles dorados. En las portadas interiores se realizó lo mismo y también se añadieron estatuas y adornos realizados por Luis Domingo. Los medallones con pinturas fueron realizados por José Vergara.
La capilla de la Comunión fue levantada hacia 1775 por Vicente Gascó. Esta fue muy transformada tras la Guerra Civil, aunque se conoce su traza original, debido a los planos del discípulo de Gascó, Francisco Pechuán.
A finales del siglo XVIII se proyectaron obras que finalmente se realizarían en 1824. Se realizó el altar mayor con mármoles y con un diseño académico.
En la fábrica de la basílica se utiliza el ladrillo cortado y aplantillado en embocaduras de ventanas. Tanto las portadas y las ventanas de la fachada y del tambor, las pilastras y las columnas están agrupadas en distintos planos, con quebrantos en los marcos y en los frontones.
Durante los trabajos realizados para la cimentación del edificio aparecieron lápidas romanas que fueron utilizadas en el zócalo del edificio.
Al exterior destacan las dos portadas de la plaza de la Virgen y entrada a los pies del templo frente a la catedral que queda en un estrecho callejón.
Las dos portadas de similares características son adinteladas con pilastras y columnas flanqueando el vano de entrada. Rematan con un frontón curvo partido en cuyo centro se encuentra un escudo. Sobre las puertas se abren balcones que repiten los elementos decorativos.

Fotos

Foto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble

La geolocalització dels elements està en procés de revisió.