Tornar

Colegio del Arte Mayor de la Seda y su Huerto

Codi
46.15.250-066
Denominació
Colegio del Arte Mayor de la Seda y su Huerto
Municipi
VALÈNCIA
Comarca
VALÈNCIA
Província
València
Localització
C/ del Hospital, 7 y 9
Època
S.XV, S.XVI, S.XVIII
Estil
Barroco
Tipologia
Edificis - Edificis dotacionals - Edificis docents
Foto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble
Secció
Primera
Clasificació
Bienes inmuebles 1ª
Categoria
Monument
Estat
Declaració singular
Modalitat
BIC VALENCIA
Anotació Ministeri
R-I-51-0005030
Data disposició
22/05/81
Data publicació BOE
22/07/81
Tipus de delimitació
Delimitado - Delimitación Jurídica Provisional - Planeamiento Urbanístico Provisional

El en barrio de Velluters se encuentra el Colegio del Arte Mayor de la Seda. En la Edad Media se instaló en este barrio el Gremio de Velluters mediante la adquisición de una casa. En el siglo XVII, en 1686, a través de privilegios y ordenanzas Carlos II concedió el título de Colegio. Con el Decreto de Nueva Planta los gremios y colegios perdieron su representación en el consejo de la ciudad, renovando así sus ordenanzas. La disolución del colegio fue en 1813 con el decreto de libertad de industria promulgado por las Cortes de Cádiz.
El edificio en el que se instaló el gremio fue reformado en el siglo XVI y posteriormente en el siglo XVIII en la que se le confirió el aspecto actual.
El conjunto del Colegio del Arte Mayor de la Seda está constituido por un edificio principal de planta trapezoidal, con fachada principal recayente a la calle Hospital. La fachada posterior recae al huerto, también incluido en el conjunto, y en el que actualmente existen naves con distintos usos, de implantación posterior a la del edificio "noble" y resto de otras edificaciones colegiales hoy en desuso.
Por el Oeste constituye medianera con el edificio ocupado por el Instituto Valenciano de la Juventud, situándose en el mismo frente de la calle, y retranqueado de él, el único edificio del Antiguo Hospital, el crucero de la enfermería, del siglo XVI, que queda en pie y que está actualmente ocupado por la Biblioteca municipal.
Todo el conjunto ocupa una parcela trapezoidal, con una superficie total aproximada de 2.500 m2. La fachada principal tiene una longitud de 29,06 metros. El edificio noble ocupa el trapecio recayente a la fachada principal, con semisótano, entreplanta y planta principal.
Se accede por portón lateral que da acceso al zaguán. Queda a la izquierda el inicio de la escalera principal de tres tramos que ocupa la esquina nordeste de la planta de acceso a la primera planta. A la derecha se encuentra la escalera de un tramo de acceso a la entreplanta. En esta misma pared de cierre del zaguán, se abren dos puertas que dan acceso a dos locales en planta semisótano que albergan sendas viviendas. Al fondo del zaguán, longitudinalmente opuesta a al puerta de acceso un vano con arco de tres centros, cerrado con puerta de cerrajería por el que se sale al jardín o antiguo huerto anexo al edificio y que forma parte del conjunto.
El semisótano ocupa la parte de edificio situada a la derecha del zaguán de acceso.
La entreplanta tiene acceso por la escalera de la derecha en el zaguán, está configurada por cuatro estancias de dimensiones similares, en ellas se albergan aulas dedicadas a la docencia y parte de los documentos que constituyen el importante archivo propiedad del Colegio. La cuarta dependencia, al fondo, está compartimentada en dos estancias, en una se ubica un laboratorio, también destinado a la docencia y en la otra una pequeña sala de reuniones.
La planta primera constituye la planta noble del edificio, y ocupa la totalidad de la planta, una vez salvada la escalera de acceso o principal. En la parte izquierda del edificio se mantiene el mismo esquema de dos grandes estancias separadas por el muro de carga central y que albergan la dotación museística del Colegio. La primera sala a la que se accede y que da paso a las restantes, alberga diversas vitrinas en las que se exponen elementos textiles. El pavimento está realizado a base de piezas de barro cocido en las que se intercala cenefa realizada con el azulejo conocido como "de la pometa", aunque en realidad el fruto que representa es una granada. Tiene un cielo raso de cañizo con moldura perimetral y dibujos monocromos con iconografía mariana sobre la puerta de acceso a la capilla, y pintura enmarcando el acceso a la Sala de la Fama, al fondo. En la estancia conocida como Capilla del Colegio se desarrollan los diversos actos litúrgicos tradicionales en el devenir colegial. En sus paredes aparecen diversas piezas museísticas textiles y dos interesantes paneles de azulejos relativos al patrono, uno de ellos fechado en 1700. Adosada al extremo izquierdo de una de las estancias, la que recae a al huerto, y junto a la que actualmente es pared de medianera, existe una escalera de caracol de yeso endurecido y traza gótica, atribuida a Pere Compte, si bien no se ha podido encontrar documentación alguna que avale esta hipótesis. Por ella se accede a través de pequeñas aberturas, a la cubierta y a la parte interior de la misma sobre falso techo de cañizo. El pavimento esta realizado con el típico azulejo conocido cono del "mocador", con una distribución estrellada, que caracteriza fuertemente esta sala.
Al fondo de la primera sala se encuentra la Sala de la Fama que, de planta aproximadamente rectangular de 13 x 9 metros, ocupa toda la profundidad del edificio. Constituye la pieza clave del edificio, y ello es debido al espectacular solado de azulejo, con iconografía de la Fama y de los cuatro continentes, conocidos en el momento de su ejecución. Los forjados de techo recubiertos con cielos rasos de cañizo, con moldurados perimetrales y ornamentaciones pictóricas.
La cubierta del edificio es a dos aguas sobre viguetas de madera inclinadas, que apoyan en el muro de carga central.
La fachada principal tiene un enfoscado de mortero sobre los que apenas se vislumbran restos del recubrimiento pictórico existente, de un color típico anaranjado con recercados verdes que a su vez aparecen orlados con líneas rojas. Resaltan, la portada barroca de piedra, situada en el lado izquierdo, con frontón partido en cuyo centro se alza la hornacina con imagen de San Jerónimo, en el que aparece la inscripción "AÑO 1756", y el zócalo de piedra cuya incorporación data de 1904, enmarcando las ventanas de la planta semisótano, prácticamente cuadradas y que aparecen protegidas con reja de hierro forjado. En la planta principal aparecen cinco balcones, con vuelos reducidos, antepecho de hierro forjado y barrotes rectos azulejos decorados. Los balcones están distribuidos de forma irregular en cuanto a su distribución horizontal, apareciendo uno a la izquierda de la portada, no accesible ya que se sitúa en el tramo intermedio de la pared que conforma la escalera, y el resto a la derecha, con separaciones no uniformes, que se corresponden, aunque no perfectamente alineados, con los huecos de la planta semisótano que están enmarcados en orlas de la misma piedra que el zócalo, que según datos extraídos del Archivo del Colegio del Arte Mayor de la Seda, deben su imposta a obras realizadas a tal efecto en 1904. En la entreplanta se repiten las tres líneas de huecos situadas más a la derecha de la fachada, apareciendo en este caso protegidos los huecos, que también presentan reducidos vuelos y solado de azulejo, con rejas reticuladas del mismo material que las anteriores, pero que cierran completamente los huecos.
Junto al edificio noble se encuentra un cuerpo adosado que comparte tratamiento de fachada. El edificio tiene acceso directo desde la calle a través de una pequeña puerta situada a la derecha de la fachada, actualmente cegada. Al interior presenta un pequeño distribuidor del que parte una escalera de dos tramos que lleva a la planta alta.
El atzucac esta situado en el extremo derecho de este edificio, medianero con el edificio colindante. Actualmente está constituido por un cuerpo de paso, cubierto con una puerta de acceso de reducidas dimensiones, en un paño de una única altura. Por él se accede mediante pasillo abovedado a las naves situadas en el huerto y que, perpendicularmente a la fachada principal, ocupan todo el fondo del mismo. Presenta zócalo de azulejo con dibujos geométricos.
Las naves traseras presentan planta baja a la que se accede desde la calle, a través del "atzucac" o directamente desde el huerto. La planta baja está ocupada por una única estancia en la que se encuentra ubicada una interesante colección de maquinaria textil antigua con piezas de mediano tamaño. A través de este cuerpo se accede a las naves propiamente dichas. Éstas están constituidas por un único volumen compartimentado en tres estancias que a su vez poseen cubiertas independientes. Únicamente están desarrolladas en planta baja. Su fachada principal recae al huerto y está configurada por una gran pieza de carpintería de madera pintada en color almagra, y de tipología "fabril". Un cuerpo longitudinal se desarrolla tras esta fachada y hasta hace poco tiempo se ubicaba la Unidad de Restauración textil del Centro Técnico de Restauración, de forma temporal.
Paralelo a este local se desarrolla otro, de características parecidas y en el que a modo de almacén, no acondicionado, se encuentran varios telares antiguos de grandes dimensiones. Posee interiormente un zócalo de azulejo con motivo geométrico tricolor. Una tercera estancia, contigua y adosada a las anteriores, en sentido perpendicular a ellas, define la totalidad del volumen, y en ella se encuentran a su vez grandes telares antiguos desmontados.
El interior del edificio esta decorado con pinturas. Por un lado las pinturas murales monocromas, las primeras de ellas las encontramos en el zaguán de acceso al edificio. Está situada en el paramento del gran arco que interrumpe el muro de carga central del edificio. Consiste en la decoración pictórica del arco en azul monocromo y azul realizada sobre un rehundido del enlucido que cubre el muro. Aparece un dibujo alegórico a la Virgen María en la clave del arco y figuras de soles, alegoría de Jesús, en el intradós del arco. Se completa con línea e la misma naturaleza que va configurando los limites del arco, de las molduras que lo delimitan, del zócalo con acabado de pintura azul sobre el blanco del resto de los paramentos, y de los entrevigados del zaguán. Pinturas de esta misma técnica y color se repiten en las salas museo y de la Fama, de la planta noble. Sobre la puerta de paso de la llamada sala museo a la capilla del colegio aparece el símbolo mariano de una manera más simplificada. Se repite la técnica en las pinturas que orlan los dinteles de las grandes puertas balconeras de la llamada Sala de la Fama, esta vez con representaciones geométricas. En estas salas la línea del mismo tipo que aparecía en el zaguán sigue enmarcando los huecos.
Aparecen también en las pinturas decorativas escudos figurativos, policromos, realizados en los cielos rasos de las estancias nobles. Se trata de escudos pintados sobre el enlucido que cubre los cielos rasos de cañizo, uno en el centro de la que se ha llamado sala museo y cinco en la Sala de la Fama, cuatro de ellos, de dimensiones más reducidas, calidad inferior, representando todos ellos a un león, que es, el símbolo iconográfico de San Jerónimo, patrono colegial. Se sitúan estos cuatro en cada una de las esquinas de la sala. De características similares a estos existe otro escudo con representación del león e incluyendo el capelo cardenalicio, ambos símbolos del patrono del colegio, existe otro en el cielo raso del techo de la escalera principal. En la Sala de la Fama, en el centro, se encuentra el escudo de mayor calidad. La imagen de San Jerónimo penitente, en un fondo con paisaje montañoso y brumoso y rodeado de todos los símbolos más significativos de su iconografía, mantiene en una mano sujeta la piedra con que se va a golpear el pecho en actitud penitente y en la otra el crucifijo. Junto a él aparecen además la calavera, emblema de la caducidad de la existencia y el león, símbolo de la fuerza de las tentaciones que debe sufrir el ser humano. Dos ángeles jóvenes sujetan el marco ornamentado con elementos que se repiten en la azulejería del pavimento de la sala y que contiene la imagen del santo mientras un tercero toca la trompeta triunfal. Dos angelitos, situados en la parte superior del marco sujetan el capelo cardenalicio de San Jerónimo. Completan el conjunto diversas filatelias en las que se puede leer la inscripción "Ni por pobre, ni por rico, ni por propincuo, ni extraño, ni por conocido o no, declines el recto juicio. San Jerónimo, psalm. 32".
Otra pintura es la que ornamenta el acceso desde la sala museo a la Sala de la Fama, imitando un frontón curvo, doblemente partido e incluyendo de nuevo diversos símbolos del patrono, con leones, esta vez rampantes y basas con imitación de mármoles, todo ello simulando sombras y volúmenes que no existen. Una vez ponemos en duda la "calidad artística" de esta pintura que aparece además con todo tipo de retoques.
También hay numerosas decoraciones en escayola constituidas básicamente por molduras que recorren las tres salas de la planta noble. Se complementan con una serie de escudos en yeso que adornan las esquinas y otros de proporciones más reducidas que, en distinto número, van distribuyéndose a lo largo de los distintos lados del marco perimetral de cada sala. En la sala museo simulan hojarascas de reducido tamaño. En la sala contigua, la capilla, la ornamentación que aparece en el encuentro de los muros con el falso techo de escayola, de características similares a las de la sala museo, aparece con acabados dorados, con el fin de significar el contenido litúrgico que, al parecer, desde la reforma barroca del edificio llevada a cabo en la primera década del siglo XVIII, ha tenido. En esta sala desaparece el escudo pictórico del cielo raso y se transforma en un elemento ornamental de escayola, que una vez más vuelve a recordarnos al santo patrono, apareciendo el símbolo del capelo cardenalicio. El capelo sobresale pintado en rojo sobre fondo dorado del elemento decorativo que lo contiene. En la actualidad el edificio está siendo objeto de una intervención de consolidación y conservación. (Colegio del Arte Mayor de la Seda, Estudio Previo)

Fotos

Foto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble

La geolocalització dels elements està en procés de revisió.