Tornar

Palacio del Marqués de Dos Aguas

Codi
46.15.250-071
Denominació
Palacio del Marqués de Dos Aguas
Municipi
VALÈNCIA
Comarca
VALÈNCIA
Província
València
Localització
C/ Rinconada Federico García Sanchiz, 6
Època
S.XV; S.XVIII; S.XIX
Ús primitiu
Residencial
Ús actual
Museístico
Estil
Rococó
Tipologia
Edificis - Edificis residencials - Cases - Palaus
Foto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble
Secció
Primera
Clasificació
Bienes inmuebles 1ª
Categoria
Monument
Estat
Declaració singular
Modalitat
BIC VALENCIA
Anotació Ministeri
R-I-51-0001106
Data disposició
24/02/41
Data publicació BOE
05/03/41
Tipus de delimitació
Delimitado - Delimitación Definitiva - Planeamiento Especial Aprobado Veure delimitació al mapa
Publicacions DOGV
Resolució entorn de protecció

Planes

Nom Informe Fecha informe Fecha publicación BOP
Catálogo de bienes y espacios protegidos. Plan General Ordenación Urbana. Homologación. Favorable24/11/14
PEP 06-07 Entornos de los BICS Zona Central de Ciutat Vella Favorable08/01/1603/08/16

En el centro de la ciudad junto a la Iglesia de San Juan de la Cruz se encuentra este palacio.
Fue construido en el siglo XV, por la familia Rabasa de Perellós que ostentaba, desde 1496, la baronía de Dos Aguas. Posteriormente, en 1699, se les concedió el marquesado de Dos Aguas.
Ya en el siglo XIX, al quedar si herederos la familia Rabasa de Perellós, el linaje pasó a Don Vicente Dasí Lluesma.
El edificio original era gótico y se disponía entorno a un patio central con jardín posterior, torre a la izquierda de la fachada, y esta última dividida en sótano, entresuelo, planta principal y galería de vanos en la parte superior. Esta división de la fachada se puede observar en el plano de Tosca de 1704.
El edificio actual es el resultado de reformas llevadas a cabo en los siglos XVIII y XIX, siendo esta última la que más modificó el palacio.
En 1970 se llevó a cabo la ampliación del edificio por la fachada lateral de la calle Poeta Querol hacia la iglesia de San Juan de la Cruz, añadiéndose en la esquina una torre de similares características a las de la fachada principal.
Las reformas llevadas a cabo en 1740 fueron realizadas por Hipólito Rovira, junto con Ignacio Vergara y Luis Domingo.
En este momento se realizaron la portada principal, y las pinturas que decoraban las fachadas. Al interior Rovira realizó la decoración de la cúpula que cubría el hueco de la escalera principal. La fachada del palacio estaba decorada con pinturas al fresco y sobre la portada se desarrollaba un balcón corrido con rejería.
Entre los años 1854 y 1867 se realizaron las obras que dieron al palacio el aspecto actual, a excepción de la parte trasera resultado de una ampliación muy posterior.
El acceso se realiza a través de la portada diseñada por Hipólito Rovira, con alabastro de la cantera de Niñerola en Picassent, propiedad del marquesado. Esta portada representa los dos ríos que dan nombre al marquesado, el Júcar y el Turia, representados por dos atlantes con dos ánforas que derraman agua. Sobre el dintel de la puerta se encuentra el escudo del Marqués de Dos Aguas. En la parte superior en una hornacina se encuentra la Virgen de Rosario. Tras la portada se accede a un pequeño zaguán tras el que hay un patio con relieves de terracota sobre las ventanas que representan las artes, la agricultura y el comercio, las ciencias y las letras, las armas, la navegación, etc. que hacen referencia a las actividades culturales y económicas que realizaba el marquesado. Tras este patio una pequeña sala a la derecha de la cual se encuentra la escalera que da paso a los pisos superiores. Desde este mismo espacio se pasa al patio de carruajes que fue configurado en el siglo XIX.
En la parte más oeste del edificio hay otro patio en el que se encontraban las caballerizas y los establos. Junto a este patio se encontraba la caldera subterránea de calefacción.
La escalera que da paso a la planta principal fue modificada en el siglo XIX, rebajando la altura de la caja. Debido a esto en la segunda planta del edificio actual se encuentra en una de las salas una cúpula rebajada pintada por Rovira, que fue la cubierta de la caja de la escalera. El primer tramo de la escalera actual es de un solo tiro, para tras un rellano dividirse en dos.
La planta noble conserva la impronta palaciega del siglo XIX. Se accede a un vestíbulo que da paso a las diferentes salas: Sala de Personalidades Ilustres, la Sala de la Lumbrera, el Salón Chino, el comedor, el fumoir, el oratorio, la sala gótica (realizada en 1950), la antesala del dormitorio, el dormitorio, el tocador de diario, el tocador de lujo, la Salita de Porcelana, el Salón Rojo, la Sala Pompeyana y el Salón de Baile.
Las decoraciones fueron realizadas por José Brel, Salustiano Asenjo, Vicente Flores, Molinelli, Plácido Francés, José Felipe Parra, Vicente Aznar Porcar y José Marcelo de Contreras.
En la segunda planta se encuentra en la actualidad expuesta parte de la colección de cerámica española. Se conservan en esta planta la cúpula antes mencionada, así como dos solados con composiciones florales, uno en azul y una en verde que pertenecían al archivo y a la biblioteca. También se muestran en esta planta restos de artesonados encontrados en la restauración.
En la parte ampliada en los años 70 se ubican las oficinas y biblioteca.
Al exterior cabe destacar la fachada principal en la que sobresale la portada diseñada en el siglo XVIII por Hipólito Rovira y realizada por Ignacio Vergara, antes reseñada.
La fachada esta dividida en sótano, entresuelo, planta principal, segundo piso. La decoración actual es debida a la intervención llevada a cabo por D. Vicente Dasí, se eliminaron las pinturas de Rovira y se realizaron estucos a plancha caliente imitando mármoles, las ventanas fueron decoradas con motivos de rocalla y figuras realizadas en estuco, y los balcones con balaustradas sustituyeron a los anteriores balcones de rejería. En la parte superior remata con dos torreones.
En 1949 el edificio fue adquirido por el Estado para instalar el Museo Nacional de Cerámica. Se realizaron obras, ya que estaba en mal estado. En estas obras se realizó la sala gótica integrando elementos góticos como una ventana y varios arcos, se instaló también una escalera realizada con elementos del siglo XVIII que da acceso a la planta superior.
Posteriormente se amplió por la parte posterior repitiendo el mismo esquema decorativo de la fachada y un torreón en la esquina.
Tras haber estado nueve años cerrado al público por las obras de restauración fue abierto en 1998, con salas expositivas en el entresuelo, la planta noble como espacio palaciego y en la segunda planta se muestra la colección cerámica.

Fotos

Foto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble

La geolocalització dels elements està en procés de revisió.