Tornar

Castillo

Codi
46.22.073-003
Denominació
Castillo
Municipi
BOLBAITE
Comarca
LA CANAL DE NAVARRÉS
Província
València
Localització
Ladera que domina la población
Ús primitiu
Defensivo
Tipologia
Edificis - Edificis militars - Castells
Foto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble
Secció
Primera
Clasificació
Bienes inmuebles 1ª
Categoria
Monument
Estat
Declaració genèrica
Anotació Ministeri
R-I-51-0010758
Fecha anotación
24/04/02
Tipus de delimitació
Genérico

Las primeras noticias documentales del castillo datan de 1394, en que consta como propiedad de Pascual Maçana, pasando posteriormente a la familia Marrades. En esta época era una baronía cuya cabeza era Bolbaite.
Durante el siglo XVI fue castillo feudal del Señor de Alacuás, Pardo de La Casta. En años posteriores pasaría a distintas familias, como los Condes de Priego o los Manfredi.
A principios del siglo XVII, tras la expulsión de los moriscos, quedo prácticamente deshabitada, repoblándose a partir del 1612.
El último Señor territorial fue el Marqués de la Casta, D. Luis Aguilar por haberse casado con Doña Catalina Cavanilles.
El castillo pertenece a la comarca de La Canal de Navarrés, y se encuentra situado en lo alto de la ladera que domina la población de Bolbaite. El acceso al mismo se realiza a través de la trama urbana que existe entre éste y el pueblo actual. La calle denominada del Castillo permite acceder desde la plaza Mayor a los pies del castillo, en cuyo lado sudeste presentaba un acceso en recodo, hoy absorbido por la población.
El castillo fue construido por los Pardo de la Casta en el siglo XVI. Ocupa una superficie de 568 m2 imperando el sistema constructivo tradicional, con muros de mampostería y tapial. En su parte norte presentaba su construcción principal, un recinto con dos torreones cuadrados y escalinata de acceso, donde se mezclaban elementos góticos y renacentistas principalmente.
El Padre Sucías hace esta descripción del castillo: ¿ Se halla situada a la parte Norte de la población en lo más alto de ella y desde allí se domina todo el pueblo construido al pié de este edificio a pesar de la altura que está, hay un ancho camino dando vueltas para llegar hasta su puerta, hay un grande y ancho patio, a la parte de la izquierda del edificio y fuera están las caballerizas o cuadras y cocheras con todas las dependencias necesarias al objeto, enfrente de ésta hay un pequeño jardín y una balsa que servía para el riego de este jardín y la cual es de piedra sillería con una bonita fuente.
A la derecha de la puerta existe un ancho caminal por el que se sube hasta la casa señorial, cuya entrada está protegida por un amuralla de bastante espesor con unas 30 aspilleras para armas de fuego.
Entrando dentro del edificio a la parte izquierda de este y a nivel de la muralla había antiguamente una cárcel con pocas comodidades con un banco de obra para cama.
A la parte izquierda hay un pozo cegado, todo de sillería sus brocales y de una pieza todos ellos. Junto a este pozo y en el piso bajo estaba la capilla u oratorio de los señores de la casa en la que no había más que un solo altar el cual ha desaparecido y frente a este había una pequeña pieza que debía ser la sacristía. Todo lo dicho ocupa el patio a su lado izquierdo entrando.
Frente a la puerta principal y al lado derecho del patio está la escalera que da acceso a las habitaciones altas, la cual tiene un buen pasamanos de piedra con 20 gradas para subir de sillería hecho con el mejor gusto.
En el primer piso hay varias salas o departamentos con grandes verjas de hierro y sus ventanas tienen preciosas vistas al río y a la huerta llamada de la Hoya.
Se sube al segundo piso por una escalera de caracol muy angosta por la que apenas puede pasar un hombre y hay también algunas salas aunque no tan grandes y bonitas como las del piso bajo, pero sobre todo con tan buenas vistas por las ventanas grandísimas que dan al camino de Navarrés y desde la que se domina casi toda la sierra, la otra al río y las otras más pequeñas a la Hoya o huerta que son aquellas habitaciones muy preciosas y convidan a pasar largas horas disfrutando del ambiente y meditar sobre las ruinas de aquel edificio.
Luego por escaleras también de caracol se sube al tercer piso, sin duda destinado para morada de la servidumbre.
Este edificio lo visitamos como hacemos la reseña en 1875, cuando volvimos a verle en 1896, estaba derruido; la avaricia del hombre había entrado en él y para vender sus maderas y tejas, José Herrandis que era su dueño, mandó asolar el edificio quedando en la última visita que hicimos cuatro paredones que amenazaban ruinas y que cayeron a tierra en las primeras lluvias ¡Qué castigo a estos y al viajero no poder ver el edificio que con tanto gusto hicieron los Condes de Alacuás y señores de este pueblo los Pardos de la Casta!¿
El castillo se encuentra en estado de ruina, apreciándose distintos tramos de murallas y algunas torres. (C.Pérez-Olagüe)

Fotos

Foto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble

La geolocalització dels elements està en procés de revisió.