Tornar

Torre Árabe de la Ermita de San Miguel

Codi
46.21.098-002
Denominació
Torre Árabe de la Ermita de San Miguel
Municipi
CORBERA
Comarca
LA RIBERA BAIXA
Província
València
Localització
Monte de San Miguel
Ús primitiu
Defensivo
Estil
Arquitectura Medieval
Tipologia
Edificis - Edificis militars - Torres defensives
Foto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble
Secció
Primera
Clasificació
Bienes inmuebles 1ª
Categoria
Monument
Estat
Declaració genèrica
Anotació Ministeri
R-I-51-0009217
Fecha anotación
24/04/96
Tipus de delimitació
Delimitado - Declaración de Entorno Veure delimitació al mapa
Publicacions DOGV
Resolució entorn de protecció
Delimitació entorn de protecció
Data resolució
21/10/97
Data publicació
10/11/97

La torre de la ermita, se emplaza en un promontorio que domina y que es visible desde el territorio circundante. Se trata de una colina formada por dos pequeñas elevaciones orientadas N-S que rondan los 60 metros de altitud unidas por un collado, la ermita se encuentra en la cota S, la más elevada y la más próxima a la población y al castillo.
La transformación de la Torre en parroquia primero y en ermita después, propició los asentamientos humanos (Benifet, Otos, Lo Canyar, San Miguel) a su sombra, es decir: a su alrededor, en las faldas de la colina y alrededor de ésta. Hoy los restos de algunos de estos asentamientos se encuentran ocultos por los naranjales, pero queda su recuerdo en los restos de un acueducto y la traza de su desarrollo en los márgenes de los campos, así como, sin duda, en los basamentos.
Se trata de una ermita de reconquista, construida según autores, entre 1273 y 1276 (V. Banyunls y L. A. Castelló, respectivamente).
Tras la pacificación definitiva de la comarca, se hace un Mandamiento Real de D. Jaime I, firmado en Alzira el 12 de julio de 1276; tal mandamiento es una renovación de otro ya expedido en 12 de julio de 1248 que al parecer fue robado; en tales mandamientos se hace donación a favor de fray Bernardo Oller, rector de al iglesia de Corbera, y sus descendientes, del monte "que hay frente al castillo de Corbera", "para construir en el iglesia, más unas casas, un huerto de cuatro hanegadas y dos yugadas de tierra próxima". Esto da a entender que fue en 1248, y no en 1273 ó 76, cuando se inicia la construcción de la ermita, por entonces parroquia. Se elige este emplazamiento por ser lugar prominente y centro geográfico, como centro aglutinador y para que pudieran reunirse y acudir a misa todos los cristianos de las alquerías dispersas por el término, la población de Corbera no existía como tal; una vez concluida la obra, se traslada allí por un tiempo la imagen de la Virgen del Castillo y se forma un pequeño núcleo habitado a su alrededor.
Se construye pues la ermita como parroquia de Corbera, perdiéndola a favor de Riola en fecha indeterminada (entre finales del siglo XIII y principios del siglo XIV), perdiendo la importancia que tuvo y fue el inicio de su decadencia, llegando, al parecer, incluso, a ser asaltada y robada su campana por los parroquianos de Riola. Tras varias ruinas y reconstrucciones estuvo en culto hasta finales del siglo XIX, aunque ya solamente se abría para la celebración del día del Santo, lo que representó la recta final de su degradación, cuando se abandona definitivamente.
La ermita esta canteada con piedra de sillarejo excepto en el encuentro con la casa con la que comparte el muro medianero, apreciándose juntas verticales en los muros de la ermita en el encuentro con aquél; el sistema estructural de la casa es a base de muros de carga (se aprecia la parte baja de mampostería), se trata de tres muros de gran espesor paralelos al acceso y los correspondientes perpendiculares que cierran el cuadro (uno de ellos se aprovechó para la ermita), la rasante se encuentra a un nivel bastante elevado sobre el terreno natural (hoy en parte disimulado por el aterrazado del acceso actual de la ermita). Se trata pues del clásico sistema estructural de una torre árabe del siglo XI, un cuadrado con muros de carga con un muro diafragmático central que define dos ámbitos iguales sobre el que descansan las bóvedas y con la puerta de acceso elevada sobre la rasante; si a esto añadimos el emplazamiento estratégico que ocupa, cubriendo dos puntos muertos invisibles al castillo, el acceso norte y el camino de Alzira, tenemos una base sobre la que suponer que, en efecto, estamos ante los restos de una torre de vigilancia dependiente del castillo. Como ejemplos de este sistema constructivo de dos naves con arco diafragmático se pueden citar las torres árabes de: Musa (Benifaió), Aledua (Llombai), Racef (Almussafes) y Montroi.
Se encuentran también restos dispersos de cerámica de los siglos XII, XIII y XVIII, así como vestigios de cajeados y zanjas en la roca de la colina, prueba de la población desde tiempos de la conquista; a su alrededor se sabe de la existencia de varios pequeños núcleos de población: Benifet, Otos, Lo Canyar, San Miguel, etc., que quedaron despoblados y desaparecieron. También debió tener importancia como lugar de abastecimiento de agua, se sabe de la existencia de una "Font de Benifet", y se conservan, a media ladera, la traza y los restos de un acueducto, construido en tapial, que baja de lo alto de la colina hacia el oeste. (M. J. Aristoy)

Fotos

Foto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble

Plànol

Foto InmuebleFoto Inmueble

La geolocalització dels elements està en procés de revisió.