Tornar

Recinto Amurallado de Atzeneta del Maestrat

Codi
12.04.001-008
Denominació
Recinto Amurallado de Atzeneta del Maestrat
Municipi
ATZENETA DEL MAESTRAT
Comarca
L'ALCALATÉN
Província
Castelló
Localització
Junto a la iglesia parroquial
Tipologia
Edificis - Edificis militars - Muralles
Foto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble
Secció
Primera
Clasificació
Bienes inmuebles 1ª
Categoria
Monument
Estat
Declaració genèrica
Anotació Ministeri
28114
Fecha anotación
15/06/11
Tipus de delimitació
Genérico

El término de Atzeneta se remonta a la Edad de Bronce según constatan los hallazgos arqueológicos. El castillo estuvo integrado en la demarcación territorial del Castillo de Culla. El rey Jaime I lo cambia, junto con el castillo de Les Coves por Morella en 1235. De esta manera pasó a los dominios de Blasco de Alagón. Después por herencia pasa a Constanza de Alagón, casada con Guillem de Anglesola en 1241. El hijo de este matrimonio Guillem de Anglesola otorgó carta de población el 11 de enero de 1272 a Guillem Colom y Raimundo de Canet, mediante escritura que certificó el notario Ponç Cabeza. Entre los primeros 80 pobladores se encontraban los hermanos Bertrán, llamados los Perpiñanenses por ser oriundos de aquellas tierras entonces bajo los dominios de la Corona de Aragón. Un descendiente de éstos fue el Venerable Juan Bautista Bertrán y Ahís. Guillem de Anglesola vendió el castillo de Culla a fray Berenguer de Cardona, Gran Maestre de la Orden de los Templarios el 27 de marzo de 1303 por la cantidad de quinientos mil sueldos de moneda real de Valencia, que lo tuvieron solo trece años. Desaparecida la Orden del Temple Culla pasó los Sanjuanistas y después a la recién fundada la Orden de Montesa. El historiador don Vicente García Edo da noticias de documentos emitidos por los Maestres de Montesa en 1374 y 1377 referentes a la construcción de murallas en sus dominios. Estos documentos forman parte de las fortificaciones mejoradas o construidas de nueva planta con motivo de la guerra de los Pedros entre Aragón y Castilla. Hacía los siglos XIV-XV el Comendador de la Encomienda de Culla fijó su residencia en Atzeneta en lo que hoy es el Ayuntamiento de la población.
El núcleo de población primitivo se construyó en la confluencia de dos barrancos con la rambla buscando una defensa natural, cerrando con muralla la parte abierta. Este espacio se llamaba ¿la villa closa¿ abriéndose hacia el norte en lo que serían las actuales calles del Venerable y de San Roque. El primer recinto, posiblemente de origen musulmán, se levantó en el extremo Este y cuyo espacio público principal sería la actual plaza Pastora. La primera ampliación, como consecuencia de la guerra de los Pedros, en el siglo XIV, alcanzó hasta la calle de San Bertomeu donde se ubicó la puerta que controlaba el acceso por el camino de Vistabella. En el siglo XVII a raíz de la nueva construcción de la iglesia se destruyó el lienzo oeste del recinto y se ampliaría incorporando un nuevo barrio de calles paralelas, Purísima, dels Arnaus y de Mossen Pere, siempre entre los dos barrancos.
Los restos mejor conservados y visibles del recinto amurallado son la torre prisión en la que se ha realizado una prospección arqueológica que ha confirmado su época de construcción, y un lienzo de muralla con restos de almenas, matacán y restos de otras dos torres. El primitivo recinto en torno a la plaza Pastora se encuentra protegido por su mayor cota respecto a los barrancos y el desnivel se contiene y refuerza mediante muros inclinados de mampostería. La torre es de tres plantas y cubierta de teja curva a un agua. La fábrica es de mampostería regular formando hiladas. El espesor de los muros es de 106-110 cm en planta baja, 95 en la primera planta y 75 en la segunda. Los forjados son de rollizos de madera y revoltones de yeso. En los muros se encuentran aspilleras. La cubierta se remata con fragmentos de columna y un sillar moldurado utilizado como perpiaño de esquina. Junto a la torre se encontraba el portal del camino de Vistabella y que fue demolido alrededor de los años treinta del siglo XX. Se conserva una fotografía del portal y la huella del encuentro con el muro donde apoyaba el arco. (C.Pérez-Olagüe)

Fotos

Foto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble

La geolocalització dels elements està en procés de revisió.