Tornar

Torre del Mar

Codi
12.06.032-010
Denominació
Torre del Mar
Altra denominació
Torre de Burriana
Municipi
BORRIANA
Comarca
LA PLANA BAIXA
Província
Castelló
Localització
Junto desembocadura del Riu Sec
Ús primitiu
Defensivo
Tipologia
Edificis - Edificis militars - Torres defensives - Torres vigies
Secció
Primera
Clasificació
Bienes inmuebles 1ª
Categoria
Monument
Estat
Declaració genèrica
Anotació Ministeri
R-I-51-0012335
Fecha anotación
21/04/09
Tipus de delimitació
Genérico

Seijó nos da la noticia de que Jaime I, por la zona donde estaba la torre es noviembre de 1233 dona a los hermanos Guillermo y Pedro de Ponte ¿cuatro jovadas de tierra, cerca de dicha torre y alquería, ... mas Nos, el predicho Rey por la gracia de Dios, deberemos reedificar dicha torre que está en dicha alquería, para salvamento y defensión del puerto de mar y de todos los que allí vivieren¿. Según Barreda, la torre se encontraba asociada no solo al cumplimiento de una función defensiva y militar sino también al comercio y distribución de la sal durante la Baja Edad Media. Burriana era una zona de producción y de llegada de sal procedente de Francia. Jaime I otorgó a la población, en 1251, el derecho a distribuir y abastecer de sal a los pueblos desde el norte del Júcar hasta Oropesa, con la excepción de Castellón. De esto son testimonio las palabras de Martí de Viciana cuando en 1564 en la Crónica de la ínclita y coronada ciudad de Valencia dice: ¿... antiguamente solía haber en este término junto al mar salinas donde se hacía mucha y buena sal y esto duró hasta los años MCCCCLXX. Y según parece por muchas escrituras dignas de ser creídas y conservadas en el archivo de Burriana, las salinas eran propias de la villa y por servir al rey se las dieron. Solamente ha quedado a al villa ser una de las nueve aduanas o casas donde se vende sal en el reino. Junto a la salina hay un estanque de agua de manantial donde los corsarios solían hacer agua, y por ende se ha fundado una torre fuerte con guardias que defienden la aguada y dan aviso a la tierra quando por allí passan los corsarios¿. Pero no solamente serviría la torre para misiones de defensa sino también como almacén para que permaneciera la sal hasta que fuera posible su traslado a la villa.
La primera mención que se hace de la torre después de las referencias anteriores, es en 1563 por el arquitecto e ingeniero militar Giovanni Battista Antonelli quién había servido bajo las órdenes de Carlos V en Italia y llegó a España en 1559. Éste fue comisionado por el rey Felipe II para recorrer la costa valenciana con el fin de estudiar que lugares tenían necesidad de fortificación.
En 1611, Escolano escribe sobre ella: ¿... a una grande legua de la torre de Biesma, se vá a dar a la del Grao de Burriana, que tiene la misma guarda (dos soldados de a pie y dos de a caballo), y por allí su desembocadero un riachuelo o barranco...¿.
Tanto en 1585 como en 1673, la torre tenía dos guardas armados y dos atajadores que llegaban hasta el Estany de Nules que, aproximadamente, se extendía hasta la actual acequia Comuna, en el término de Nules.
En el siglo XVIII la guardia había bajado, pues ¿tiene un atajador con la obligación de hacer el atajo desde la torre de Burriana hasta el estanco de Nules, que es donde también llegará el atajador de Moncofa¿; por el N. el atajo correspondía realizarlo a los dos atajadores que tenía ¿la torre de Millans los cuales custodiaban, también el bosque del río Millans y el rincón de la Garrofera.....y encontrando fragatas o inicios de moros, han de dar aviso a dicha torre, al capitán requeridor o Gobernador de Castellón¿ (Castañeda Alcover).
En 1723, según consta en el archivo municipal de Castellón (Governació 1792/93), esta torre poseía los pertrechos siguientes: ¿un cañón de bronce, de tres libras de calibre, con su cureña de campaña; un atacador-cuchara, sacatrapos, dos cabezales, dos cuñas de mira y dos espeques; quatro mosquetes; pólvora de doze libras, y cuerda-mecha de quatrao varas¿. A su cargo estaban cuatro hombres: Antonio Benet y José Rosell, soldados a caballo; Vicente Germán e Ignacio Perelló, soldados de a pie.
Se encuentra junto a la desembocadura del Riu Sec, defendiendo la aguada de dicho río y el grau de Burriana. Las torres más próximas son la del Millars a 6,5 km. al Norte y la de Moncofa a 12,75 km. al Sur.
Es una torre de planta rectangular de mampostería con sillarejos en los ángulos. Tiene una altura de 10,2 m y 25 m de perímetro. Dispone de planta baja, con la puerta adintelada de acceso, y piso, con bóvedas de cañón. La primera bóveda posee una pequeña apertura para la escalera de mano por la que se accedería a la primera planta.
Se conserva el matacán superior, aspilleras en la fachada recayente al río, ventanas en los cuatro lados y, en el interior de la planta baja, un pozo y unos depósitos abiertos sobre la pared que según Boira podrían ser los abrevaderos de los caballos de los atajadores.
Según una antigua fotografía publicada en Geografía General del Reino de Valencia de Sarthou Carreres nos la muestra con cuatro torrecillas circulares en los ángulos, aunque éste no debió ser el aspecto original, porque Acuña, en 1585, solo menciona la presencia de aspilleras y del matacán superior. Según el mismo había cerca unas salinas con unas dependencias donde se almacenaba la sal. Estas salinas eran servidas por una acequia que pasaba cerca de la torre.
La torre fue restaurada en 1981 y se remató con un muro continuo en su parte superior, inexistente en su origen. En la restauración, según Seijó, se eliminaron las torrecillas circulares de las esquinas, que aparecen en la fotografía de Geografía General del Reino de Valencia.
El levantamiento de bloques de apartamentos en sus cercanías limitan la visibilidad de la torre al mar. (C.Pérez-Olagüe)

La geolocalització dels elements està en procés de revisió.