Tornar

Ermita fortificada de Albalat

Codi
12.05.033-003
Denominació
Ermita fortificada de Albalat
Municipi
CABANES
Comarca
LA PLANA ALTA
Província
Castelló
Localització
Ribera de Cabanes
Època
S.XIII, S.XIV
Ús primitiu
Religioso
Estil
Gótico
Foto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble
Secció
Primera
Clasificació
Bienes inmuebles 1ª
Categoria
Monument
Estat
Declaració genèrica
Anotació Ministeri
R-I-51-0011335
Fecha anotación
30/03/05
Tipus de delimitació
Genérico

La población de Cabanes se encuentra a 26 kilómetros de la capital de la provincia. La villa cuenta con más de dos mil trescientos habitantes y se ubica a casi 300 metros de altitud. La ubicación estratégica de Cabanes entre el Maestrazgo y la costa ha sido determinante a lo largo de su historia. De hecho, se detectan poblamientos en su término desde el Neolítico.
La ermita de Albalat, se encuentra a los pies del castillo de Albalat, que con sus territorios y caseríos, pertenecía a la demarcación del castillo de Miravet.
El primitivo templo dedicado a Santa María, debió ser edificado hacia finales del siglo XIII. Pero debido al peligro de las incursiones y ataques desde el mar, toda la zona se vió obligada a reforzar sus defensas. Por ello, en los siglos XIV y XV se reforman y fortifican edificios existentes y se levantan numerosas torres defensivas y de vigilancia en el llano y en la costa. En la Ribera de Cabanes existen aún varias, visibles desde el castillo y desde la iglesia, de las cuales, la más notable y cercana a la costa es la torre de la Sal. Es entonces cuando se transforma también el templo a los pies del castillo, quedando convertido en iglesia fortaleza.
Esta iglesia fortaleza se halla en la Ribera de Cabanes, zona costera del municipio de Cabanes formada por varios caseríos, surgidos en torno a la carretera Valencia-Barcelona, del litoral, entre los términos de Oropesa y Torreblanca. Allí estaba la laguna o albufera de Albalat o dels Anecs. Está situada a los pies mismo del montículo en el que se alzaba el castillo de Albalat del que solo quedan algunos muros.
La ermita primitiva posee características propias del tipo de templos sencillos del período: una sola nave bastante reducida, con arcos fajones apuntados y techumbre de madera, por lo general en vertiente a dos aguas. De este mismo tipo, si bien con techumbre interior plana, a juzgar por algunos restos, era también la del castillo de Miravet, que no sufrió transformaciones por hallarse dentro del recinto amurallado de protección del castillo.
Para la fortificación se elevó un sobremuro exterior hasta la parte alta de los antiguos tejados, suprimiendo éstos y convirtiéndolos en terraza almenada. Se robustece también desde el interior con otro sobremuro a nivel de los primitivos pilares y arcos, dejándolos visibles con su trabajo de piedra y sus impostas molduradas. La nave adquiere con ello en sus cuatro tramos una bóveda de cañón apuntado corrido, de gran rusticidad y robustez. En la parte derecha, a los pies, lleva una dependencia complementaria de dos alturas. Pero no se encomendó a ésta la función de torre defensiva del conjunto, prefiriendo otra solución más corriente, y más coherente con el carácter defensivo, aunque dañaba el aspecto interior del templo. Para ello se añadió un ábside semicircular al exterior, con carácter de torre fortaleza más alta que el resto del conjunto y con dos dependencias de guardia y vigilancia sobre el ábside propiamente dicho del templo. Esta torre remata igualmente en terraza almenada. En su interior adquiere el aspecto de ábside pentagonal por lo que se refiere a la bóveda, cuyas nervaduras de piedra apoyan sobre rústicas ménsulas. Es de menor anchura que la nave y está descentrado respecto a ésta, dando así lugar añadido para la escalera y eventual chimenea.
Estas peculiaridades son las que tipifican su aspecto exterior e interior como ejemplar único, dentro de su casi agresiva rudeza, en tal tipo de arquitectura por el litoral. La obra es de piedra labrada en parte, con muros de mampostería. Pueden apreciarse en su estructura añadidos y reformas, algunas de las cuales relativamente recientes. También quedan señales de haber llevado pórtico lateral en la parte recayente al castillo. Abundan igualmente las aspilleras.
Abandonada la iglesia hace tiempo, llegó a derrumbarse todo el muro de la fachada, así como parte del torreón ábside y escalera chimenea. En 1981 se procedió a una restauración de la misma que permitió la consolidación interior y exterior de todos sus muros y el tratamiento exterior de los mismos. El muro de la fachada fue rehecho con sus mismos materiales, conservados al pie, entre los cuales pudieron recuperarse íntegras las piedras de la portada con su dovelaje. (C.Pérez-Olagüe. Basado en el texto de Rodríguez Culebras, R. Catálogo de Monumentos de la Comunidad Valenciana. Conselleria de Cultura, Educación y Ciencia)

Fotos

Foto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble

La geolocalització dels elements està en procés de revisió.