Tornar

Conjunto Histórico Artístico

Codi
12.05.128-005
Denominació
Conjunto Histórico Artístico
Municipi
VILAFAMÉS
Comarca
LA PLANA ALTA
Província
Castelló
Tipologia
Edificis - Edificis militars - Ciutats emmurallades
Foto InmuebleFoto Inmueble
Secció
Primera
Clasificació
Bienes inmuebles 1ª
Categoria
Conjunt històric
Estat
Declaració singular
Anotació Ministeri
R-I-53-0000612
Data disposició
22/04/05
Data publicació DOGV
26/04/05
Data publicació BOE
24/08/05
Tipus de delimitació
Delimitado - Delimitación Conjunto Histórico Veure delimitació al mapa
Publicacions DOGV
Publicació declaració
Delimitació entorn de protecció

La Villa de Vilafamés, según nos describe Cavanilles, se encuentra situada "sobre un pico sólido de piedra de amolar que la naturaleza dejó inaccesible por la parte septentrional"; efectivamente la población se encuentra cimentada sobre una losa de rodeno en lo alto de una mole, de 350 metros de altitud, con una fuerte pendiente que desciende hacia el norte y cuya silueta esta delimitada en lo alto por el castillo, la iglesia, los lienzos de muralla y como límite en la parte inferior por la carretera de Vilafamés a San Juan de Moró en la falda de la montaña. Vilafamés se encuentra rodeada por la vía romana que pasa por la falda del monte donde se halla asentada la parte antigua de la ciudad.
Se trata de uno de los conjuntos históricos artísticos de mayor importancia de la Comunidad Valenciana por su belleza y alto grado de conservación, así como por el enclave paisajístico donde se encuentra ubicada y donde se integra con su particular silueta. Posee una trama medieval adaptada a su particular topografía donde coexiste una interesante arquitectura popular junto a edificios significativos de la arquitectura civil y religiosa, gótica y barroca.
Por la abundancia de yacimientos prehistóricos localizados en cuevas y abrigos parece que el primer poblamiento se remonta cronológicamente al Eneolítico. De la colonización romana se aprecian pocos restos en comparación con los pueblos cercanos del Plà de l'Arc. Aun así su situación entre dos rutas de paso principales, las vías Augusta y Heraclea, la ausencia de cualquier bastión de la zona y la localización de aparejos romanos en el castillo hacen suponer el uso de éste como "castrum" de vigilancia.
Fue habitada posteriormente por musulmanes como nos indica su toponimia "Vila Hame" "Beni-Hamez", existiendo en el siglo XI, a parte de la propia localidad, un poblado medieval en la cima del monte "Mollet".
A partir del siglo XIII con la reconquista de Jaime I, aparecen las primeras noticias escritas sobre Vilafamés. El 30 de agosto de 1241 Guillem Ramón de Viella, comisionado con autorización del rey, da a poblar el castillo a fuero de Zaragoza; donación que confirma el propio monarca el 21 de febrero de 1242, siendo la carta puebla más antigua del contorno.
A fines del siglo XIII, el castillo es cedido a la Orden de San Juan del Hospital, hasta la anexión a la Orden de Montesa en 1317. No siendo hasta el 16 de abril de 1635 cuando el Consell de la Villa conseguirá comprar la jurisdicción alfonsina, quedando así Vilafamés incorporada plenamente al patrimonio real, reservándose Montesa la carlistas, destacando como plaza fuerte y resultando casi semiderruida.
Se supone que el primitivo recinto de Vilafamés correspondía a la parte alta de la población, donde se localizan el castillo, la antigua casa de la villa, la Iglesia de la Sangre y las calles adyacentes, ampliándose en las postrimerías de la dominación musulmana en un recinto cuadrado entre el castillo, calle del Hospital y Torreta hasta unirse a la muralla por el lado Este.
A partir de 1635 vive Vilafamés su máximo esplendor, se ensancha el perímetro habitable bajando hasta la zona más llana, llegando hasta la actual iglesia parroquial, el Portalet y la calle General Aranda, siendo ahora cuando se construyen los edificios más significativos al tiempo que aparecen arrabales al lado de los caminos y aumenta la población.
Su estructura urbana responde a una tipología de edificación espontánea, de calles tortuosas e irregulares buscando su adaptación a la topografía y al asoleamiento con perspectivas semiabiertas, definiendo manzanas de gran desarrollo (trazado medieval).
Las dos plazas representativas del poder religioso y civil no tienen ningún eje de unión o articulación. Pero si que existe entre el castillo y la plaza civil que configuraba la senda más importante donde se localizan a lo largo de ella los edificios más representativos, como era la Baylia (actual Museo de Arte Contemporáneo), el antiguo Museo del Vino y otros.
En la actualidad, con unos 1,500 habitantes, presenta dos sectores muy definidos en su trazado urbano; la parte alta, alrededor del castillo e iglesia parroquial, donde se encuentran los monumentos de mayor interés, deshabitada hasta no hace mucho, con calles en pendiente y sólidos edificios y la parte baja donde se concentran todas las actividades y servicios del pueblo.
Las edificaciones tienen una altura de dos o tres pisos, formando grandes manzanas irregulares, con edificios en medianería con poca fachada y patios y corrales interiores.
Está formado por distintos barrios con sus respectivos hitos, pero conservando una unidad paisajística:
El barrio antiguo: construcción en tapial y piedra, con algunas edificaciones con fachada entera de sillería y otras con sillería en planta baja, en las esquinas, y en los dinteles y arcos conformando casas de gran solidez. Sus hitos los forman las plazas de la Sangre, del Ayuntamiento y la de la Iglesia.
El barrio de la Font: construcción de principios de siglo y moderna en buen estado, se encuentra situado en la vaguada a los pies del barrio antiguo.
Barrios de San Ramón y San Antonia: construcción popular con muros de tapial y los forjados de cubierta de cabirones de madera y cañizo. Constituyen los ensanches de los siglos XVII y XVIII respectivamente y se encuentran situados al sur y al este de la población en la ladera del monte Malpica.
El barrio del Ventorillo: construcción de los siglos XIX y XX, en buen estado. Se encuentra localizado a la entrada de la población por la carretera de Albocàsser.
Cabe destacar una serie de edificios relevantes como son la Iglesia de la Sangre, de origen medieval y barroquizada en el siglo XVII; la Ermita de San Ramón, en el barrio del mismo nombre, con planta central y cubierta con cúpula ciega; la Iglesia Parroquial de la Asunción de Nuestra Señora, de una sola nave realizada entre los siglos XVI y XVII; el Palacio del Batle, edificio de origen medieval que actualmente es el Museo de Arte Contemporáneo; y un Caserón del siglo XVII que actualmente es el Museo del Vino.

Fotos

Foto InmuebleFoto Inmueble

La geolocalització dels elements està en procés de revisió.