Tornar

Castillo

Codi
12.06.084-004
Denominació
Castillo
Municipi
ONDA
Comarca
LA PLANA BAIXA
Província
Castelló
Localització
Subida al Castillo
Època
S.I a S.XIX
Ús primitiu
Defensivo
Ús actual
Museístico
Estil
Arquitectura Clásica - Arquitectura Medieval
Tipologia
Edificis - Edificis militars - Castells
Foto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble
Secció
Primera
Clasificació
Bienes inmuebles 1ª
Categoria
Monument
Estat
Declaració genèrica
Anotació Ministeri
R-I-51-0011040
Fecha anotación
08/05/03
Tipus de delimitació
Genérico

Los orígenes de Onda son presumiblemente íberos, habiendo estado poblada desde entonces de forma continua. Estuvo bajo la dominación griega, en la que recibía el nombre de Sepelacón, y también romana, con el nombre de Sepelaci.
Sería conquistada en fecha temprana por las huestes del Cid en el año 1090, aunque posteriormente pasaría de nuevo a poder musulmán.
Jaime I la reconquistaría definitivamente para las armas cristianas en el año 1237, donándosela a continuación a su esposa Violante. De igual modo a como sucedió en gran parte de la comarca, la población musulmana continuó residiendo en ella pero tras la revuelta de al-Azraq, serían expulsados y sustituidos por cristianos viejos mediante carta de población fechada en 1248.
La población sería titularidad sucesivamente de Berenguela Alfonso, Pedro I, los Hospitalarios, la Orden de Montesa, la Corona, el duque de Villahermosa, y de nuevo el rey.
En el siglo XVI, durante la guerra de las Germanías, la población de Onda se opuso a los agermanados.
Desde los tiempos de sus orígenes la plaza de Onda y especialmente su castillo, se consideraron un fuerte y bien guardado punto estratégico. Así, durante las revueltas moriscas del XVI, se convertiría en cuartel general del duque de Segorbe. Durante la Guerra de Sucesión, se mantuvo fiel a la causa de Felipe de Anjou.
En el transcurso de las acciones bélicas de la guerra de la Independencia, la villa sería tomada por las tropas francesas en 1811, pero, poco más tarde sería liberada. Aún volvería a ser ocupada por los franceses en el año 1812.
En agosto de 1835, durante las guerras carlistas, Cabrera acampó en Onda, invadiendo Castellón en 1836. En 1838 los carlistas trataron de destruir el castillo. Más tarde, en febrero de 1839, Van Halen fortificó el castillo, por encargo del Ministro de la Guerra General Alaix al General Aspiroz.
En 1873, D. Ricardo Ten y Vives compró el castillo al gobierno de Madrid por 13.000 reales. Posteriormente, en 1919, pasaría a ser propiedad del Reverendo Elías Martínez Sendra, carmelita, construyendo dos grandes pabellones dedicados a escuelas, uno levantado sobre las cisternas y otro en la parte izquierda. En 1919 se establece la ¿Colonia Escolar Virgen del Carmen¿, inaugurándose las escuelas el 2 de febrero de 1920. En 1936 se cerraron para volverse abrir en 1948.
Entre el 25 de mayo y el 14 de junio de 1938, el castillo y la población sufren bombardeos que deterioraron gravemente las construcciones.
En 1980 el Ayuntamiento adquirió el Castillo.
Se ubica en un cerro próximo a la villa
El castillo es conocido con el sobrenombre ¿de las trescientas torres¿ debido a la frase del cronista Muntaner que decía ¿el castell e la vila d´Onda que hi ha ai tantes torres como dies ha en l´any¿.
Su origen parece ser romano. Consta de cuatro recintos escalonados.
Se conserva un inventario redactado por el notario Villafarta, procurador del Maestre de Montesa Fray Luis Despuig, para entregarlo al comendador Fray Dalmau de Loris. El inventario fue redactado el 14 de enero de 1463. En el se relacionan: ¿la porta major del castell¿, ¿la celoquia¿, ¿la porta de la sala¿, ¿la cuina¿, ¿la cambra apellada del Comendador¿, ¿la cambra apellada del mestre¿, ¿la cisterna¿, ¿lo graner¿, ¿lo celler¿ ¿la capella¿, además de escudos, lanzas, ballestas, bombardas, pólvora, objetos litúrgicos y alimentos.
El grabado que reproduce Viciana en su Crónica aparecida en 1563 no permite observar todas las dependencias enumeradas en el inventario. Solamente se pueden observar la puerta Major y la torre celoquia en lo alto del castillo.
A finales del siglo XVIII cuando Cavanilles pasó por Onda el castillo no debía estar en buen estado de conservación, ya que anota que la población estaba ¿a la raíz de un cerro coronado de los muros y torres desmoronadas de una antigua fortaleza¿ y añade que se deberían ¿reparar los grandes aljibes de la fortaleza para recoger allí las lluvias¿.
En la vista de Onda que ofrece Cavanilles se puede apreciar la inexistencia de edificaciones en el recinto superior del castillo. Solamente un muro flanqueado por torres de forma cúbica y en partes, también desmoronado corona la cima de la montaña. También es de notar que la muralla que cerraba la población, según el grabado de Viciana, ha desaparecido por completo.
Con las obras de fortificación de Van Halen el castillo quedó reducido a dos plazas para poder albergar dos compañías. La primera plaza contenía los cuarteles para tropa, pabellones de oficiales, cuerpo de guardia, horno, cocina, aljibe y depósito de víveres. El muro de la primera plaza quedó reducido a siete torres más tres avanzadas para cañones con poco calibre. En la segunda plaza, con un perímetro de 113 metros, protegida por gruesos muros, había nueve torres para fusilería, ocho troneras para fuego de la artillería; en su centro se encontraba el pabellón del gobernador y junto a este pabellón estaba radicado el cuerpo de guardia; debajo de estas edificaciones se encontraba el polvorín.
En el estado actual, el castillo conserva la estructura de las reformas de Van Halen.
El castillo ha sido objeto de diversas intervenciones. La primera fase de consolidación del castillo se inició en 1995 con el proyecto de la muralla exterior. Como continuación de aquella actuación, en 1998, se lleva a cabo la ordenación del acceso interior.
Al mismo tiempo se han rehabilitado los edificios existentes (por la escuela taller de Onda entre 1994 y 1998), en virtud del proyecto museopedagógico del Castillo de Onda, como zona de acogida y taller de arqueología en el edificio Escuela, y como sala de exposición permanente del museo del castillo el edificio llamado iglesia. La exposición permanente comprende el conjunto de yeserías musulmanas de Onda.
Los desprendimientos de la ladera sur son un problema que afecta a la seguridad del castillo que requiere una urgente solución. La causa es la fragilidad de las bóvedas de la falsa cueva, que en realidad se trata de una mina de yeso que ha ido penetrando en la montaña a través de los siglos. Estos derrumbamientos ya fueron comentados por Cavanilles en el siglo XVIII. (C.Pérez-Olagüe)

Fotos

Foto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble

La geolocalització dels elements està en procés de revisió.