Tornar

Castillo Palacio de los Condes de Cervellón

Codi
46.22.039-002
Denominació
Castillo Palacio de los Condes de Cervellón
Altra denominació
Palacio Señorial de los Condes de Cervellón
Municipi
ANNA
Comarca
LA CANAL DE NAVARRÉS
Província
València
Localització
Paseo Alameda, 4
Ús primitiu
Defensivo
Tipologia
Edificis - Edificis militars - Edificis agrícoles o residencialss fortificats
Foto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble
Secció
Primera
Clasificació
Bienes inmuebles 1ª
Categoria
Monument
Estat
Declaració genèrica
Anotació Ministeri
R-I-51-0010670
Fecha anotación
14/08/01
Tipus de delimitació
Genérico

La población de Anna, bañada por las aguas del río del mismo nombre, se encuentra situada en La Canal de Navarrés. El municipio posee numerosas fuentes y un conocido lago "La Albufera" de gran importancia turística.
El primer Señor del lugar fue el Maestre de Montesa Fray Pelayo Pérez, que lo recibió del rey Don Jaime I el Conquistador. En 1604 pasa a poder de Fernando Pujades y Borja, y de esta familia a los Condes de Cervellón. El condado de Cervellón fue otorgado por Felipe III a don Gerardo Cervellón y Mercader el año 1649, despachando el privilegio en Madrid, el 12 de julio de 1654. En estos momentos don Gerardo de Cervellón era, además, Barón de Oropesa, Baile General de Valencia y Maestre de Campo. El 10 de septiembre de 1717 el Archiduque pretendiente le otorga la Grandeza de España.
El genealogista Onofre Esquerdo sitúa el origen de este linaje en Alemania, que pasa a España, entrando por los Pirineos, con nombres y apellidos alemanes, en tiempos de la Reconquista. Entre ellos se encuentra Kerhart Rechmont de Astolberg, hijo de los Condes de Astolberg. La dificultad de pronunciar un nombre así entre las gentes, una vez asentados en el norte español, hizo que cambiaran éste por el de Cervellón por el ciervo que aparecía en su escudo de armas.
En el año 1890 el Conde de Cervellón vendió el Palacio, junto con el resto de sus propiedades en Anna, a Don Ricardo Trénor Bucelli. Permaneció en esta familia hasta el año 1987 en que lo adquirió el Ayuntamiento de Anna con la ayuda de la Generalitat Valenciana.
El palacio se sitúa en el frondoso paseo de la Alameda. La parte posterior disfruta de una imponente panorámica desde el río Anna, teniendo como fondo el monte Naro.
Se tienen noticias de la existencia del castillo de Anna desde el siglo XIII, existiendo una reseña en el archivo de la Bailía de Valencia (Libro IV, Folio 186) de la venta del Castillo por Jaime I, el 4 de septiembre de 1244.
El palacio fue construido en el siglo XVII, después del año 1604, fecha, en que fue nombrado, por el rey Felipe III, primer Conde de Anna, Don Fernando Pujades de Borja, quien levantó su casa solariega, sobre el mismo sitio donde se encontraba el castillo. En el año 1619 ya existía, pues se hace mención del mismo en un acta matrimonial "Día 13 de septiembre de 1619 desposé als... en el Palacio del Señor Conde de la presente villa, fent testimonis los dits señors" (Archivo Parroquial Quinque Libri. Libro de matrimonios).
El palacio constaba de un cuerpo principal levantado sobre el antiguo castillo, recayente al Paseo y otros tres cuerpos, el posterior recayente al río Anna, conformando un patio interior rectangular en cuyo centro se encontraba un surtidor. Las paredes que cerraban este patio estaban coronadas con saliente de aspilleras y ventanas de estilo gótico aunque con modificaciones posteriores. En uno de sus extremos había una rampa que llevaba a un subterráneo.
En el cuerpo principal del palacio se encuentra la puerta de acceso. En uno de sus extremos presentaba un saliente que debió formar en otro tiempo un torreón. El zaguán es abovedado, con arcos apuntados y ventanas del mismo tipo. En el momento actual, habiéndose demolido el recubrimiento de la fachada, se aprecian las almenas que remataron el castillo primitivo, y sobre las cuales se elevó el muro para conformar la tercera planta del palacio.
El palacio sufrió varias restauraciones, una de ellas después de un voraz incendio, y sin guardar uniformidad de estilo.
Por la solidez de los muros (2 y 1/2 varas de grueso) y el palacio sirvió de refugio a los habitantes de Anna, en varias ocasiones, como la trágica inundación del 4 de noviembre de 1846, en que una fuertes aguas torrenciales provocaron el desbordamiento del río, que arrasó y derrumbó ocho fábricas de paños, cinco batanes y tres molinos harineros.
Poseyó una capilla con puerta a la Alameda, dedicada a Santa Ana de estilo ojival, con zócalo de azulejos, altar gótico de alabastro y en su centro un lienzo que representaba a Santa Ana.
Después del terremoto de 1748 y al hundirse la bóveda de la parroquia, la capilla hizo las veces de la misma.
En la actualidad ha desaparecido la parte posterior del edificio, demolida por el Ayuntamiento en los años 90 del pasado siglo XX, desapareciendo los restos de artesonados y las chimeneas, con interesantes relieves de alabastro. (C.Pérez-Olagüe)

Fotos

Foto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble

La geolocalització dels elements està en procés de revisió.