Tornar

Torre de la Plaza

Codi
46.20.060-002
Denominació
Torre de la Plaza
Municipi
BENIFAIÓ
Comarca
LA RIBERA ALTA
Província
València
Localització
Centro de la población
Època
S.XII; S.XIII
Ús primitiu
Defensivo
Estil
Arquitectura Islámica
Tipologia
Edificis - Edificis militars - Torres defensives - Torres vigies
Foto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble
Secció
Primera
Clasificació
Bienes inmuebles 1ª
Categoria
Monument
Estat
Declaració genèrica
Anotació Ministeri
R-I-51-0010523
Fecha anotación
03/04/00
Tipus de delimitació
Delimitado - Delimitación Definitiva - Declaración de Entorno Veure delimitació al mapa
Publicacions DOGV
Resolució entorn de protecció
Delimitació entorn de protecció
Data resolució
21/03/07
Data publicació
20/04/07

La Torre de la Plaza es un magnífico ejemplar conservado de las llamadas torres vigías y defensa de la época árabe. Según los últimos estudios y los restos arqueológicos encontrados durante su restauración, su construcción se podría remontar al periodo almohade (siglos XII-XIII). La torre formaría parte del cinturón defensivo de la ciudad de Valencia, junto con las torres de Espioca, Silla, Almusafes, Mussa, etc. Y también sería usada como refugio de los habitantes de la alquerías cercanas.
Aunque no se conoce documentación sobre la torre durante el periodo de la Reconquista cristiana de Jaime I, si que consta que el 10 de junio del año 1376 el rey Pedro IV encargó al Maestre de Montesa que hiciera obras de reparación en las torres de Benifaió, Silla y otras, a causa de las destrucciones que habían padecido durante las guerras.
La torre ha tenido diferentes usos durante siglos, como almacén y también como prisión, conservando todavía los graffitis hechos por los prisioneros en las paredes interiores en forma de calendario. En los últimos años fue usada por los colombófilos locales.
La anchura de la torre en su parte inferior es de unos once metros en cada uno de sus cuatro lados. La base, de forma piramidal, se eleva unos 3,40 metros, donde se abre la puerta de entrada. Tiene un total de cuatro plantas con una altura total aproximada de 23 metros, y la parte superior está coronada por siete almenas a cada lado. Estas dimensiones la sitúan entre las torres más grandes conservadas, junto a las de Torrente y Silla.
Los muros de 1,30 metros de anchura fueron realizados con el sistema conocido como "tapial de mortero de cal y piedra", una técnica constructiva milenaria. Aún son visibles las señales de los tablones de madera, y las perforaciones hechas por las agujas de madera características de esta técnica. Los muros exteriores contiene aspilleras y las ventanas para iluminar las tres plantas superiores. El dintel y los montantes de la entrada fueron hechos con bloques monolíticos de piedra calcárea. En la cuarta planta se abre un balcón amatacanado con la función de defender verticalmente la puerta de entrada.
En el interior, en el centro, se levantan cuatro muros paralelos entre los cuales está la escalera de altos peldaños. Las bóvedas interiores de las diferentes plantas fueron construidas con cimbras de caña y barro, de la cuales aún quedan restos. La planta primera tiene bóveda de cañón y en los muros no hay ninguna ventana. Durante la restauración se ha descubierto un pozo con el brocal que seguramente suministraría agua para el servicio de la torre.
La planta segunda tiene una bóveda de cañón dividida en cuatro tramos, resueltos con arcadas hechas de ladrillo que giran con la bóveda. La tercera planta es similar a la segunda en cuanto a disposición y dimensiones pero las bóvedas y los correspondientes arcos giran en sentido contrario. La cuarta planta está formada por arcos que arrancan de las esquinas del núcleo central, pero con la particularidad de tener otros cuatro arcos más, ocho en total, cubriéndose cada uno con una diferente bóveda de cañón. La solución arquitectónica de esta planta produce una mayor compartimentación del espacio, ofreciendo una profundidad sorprendente en una estancia de medidas tan reducidas.
En el año 1978 fue derribado el antiguo Ayuntamiento anexo quedando la torre exenta en tres de sus cuatro caras. Ahora se encuentra unida a una casa palacio del siglo XVII de los Falcó, Barones de Benifaió, con la que formaba la antigua fortificación señorial. La restauración realizada entre los años 1994-1996, ha supuesto la valoración definitiva de esta emblemática torre. En la actualidad alberga la colección museográfica de los materiales arqueológicos recuperados durante los trabajos de la restauración. (Basado en un texto de Francesc Beltrán López) (Servicio de Patrimonio Arquitectónico y Medioambiental)

Fotos

Foto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble

Plànol

Foto InmuebleFoto Inmueble

La geolocalització dels elements està en procés de revisió.