Tornar

Restos de la Torre Santa Isabel de Carrillo o Nova

Codi
12.06.077-001
Denominació
Restos de la Torre Santa Isabel de Carrillo o Nova
Altra denominació
Torre de Moncofa. Torre Forçada. Torre Caída
Municipi
MONCOFA
Comarca
LA PLANA BAIXA
Província
Castelló
Localització
Junto al mar
Ús primitiu
Defensivo
Tipologia
Edificis - Edificis militars - Torres defensives
Foto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble
Secció
Primera
Clasificació
Bienes inmuebles 1ª
Categoria
Monument
Estat
Declaració genèrica
Anotació Ministeri
R-I-51-0011216
Fecha anotación
09/09/04
Tipus de delimitació
Genérico

En 1604 las Cortes de Valencia, los brazos de los tres estamentos del Reino, piden a Felipe II: "sia servit de provehir y manar ques edifique y faça altra torre en lloch, part y puesto que pareixera mes convenient para conseguir lo fi de dita custodia y guarda. Plau a sa magestat. Covarrubias Vicecancellarius".
Al pedir otra torre se refieren a la presencia ya de una, la de Beniesma o Moncofar, en la costa del castell de Nules. Pero hacía falta otra para formalizar la seguridad de esta costa, aunque quedase sin determinar el lugar exacto para su mejor ubicación. Es años después con la visita del Virrey y Capitán General a las distintas fortificaciones del litoral cuando de forma definitiva se determina el lugar preciso para ella.
En 1607, D. Luis Carrillo de Toledo, marqués de Caracena, virrey y Capitán General del Reino de Valencia, proporciona el nombre a ésta, Santa Isabel de Carrillo, en honor a su primera mujer, Isabel de Velasco y Mendoza; y la sitúa junto al "estany de Moncofar" en el informe de dicha fecha. El virrey al final del informe, remacha la idea de la necesidad de una nueva torre situada entre las de Almenara y Beniesma con este texto: "...es cosa molt important per fer la guarda y defensa de dita costa marítima lo que en aquell se adverteix y apunta de ques construixquen y fabriquen en la dita costa dos torres en los llochs y puestos mencionats en dit memorial ço es la una en la vora del estany que esta entre les torres de Almenara y Beniesma y altra entre les Torres del Grau de Valencia y del Puig en dret al lloch de Meliana...".
El hecho de que a la torre de Beniesma se le llamase también de Moncofa, como a la de Santa Isabel de Carrillo, posterior, ha motivado confusiones que son desentrañadas en el artículo de Forcada Martí para el Boletín Castellonense de Cultura.
La torre en 1613 no estaba construida, y por sus características constructivas, similar a una levantada en la población de Traiguera, Forcada Martí sitúa su erección entre 1613 y medidos del s. XVII.
En la llanura litoral que desde la costa mediterránea se extiende hasta los pies de las primeras estribaciones orientales de la Sierra de Espadán, se asienta, a escasa distancia del mar, la villa de Moncofa, hoy rodeada de naranjales.
Al mediodía de su caserío, siguiendo el camino del Serradal hasta cruzar el cauce del río Belcaire, para continuar por su margen derecha hasta la costa y luego por la escollera hacia el sur, se encuentra la torre, próxima al Estaño de Moncofa.
Forcada Martí describe la morfología de la torre que se podía contemplar hasta la década de los ochenta del siglo pasado. La torre, de planta cuadrada de siete por siete metros, se asentaba sobre soporte en formato de tronco de pirámide cuadrangular, de amplia base, de no excesiva altura y sensible talud de pronunciado derrame. Esta construida en mampostería.
La destrucción de la torre pudiera haber sido por cañoneo de la escuadra inglesa llevado a cabo el 7 de junio de 1801, al igual que su vecina de Almenara. Pero Forcada Martí opina que fue destruida con posterioridad a ésta y concretamente entre las fechas de 1864 y 1886 y no por cañoneo exterior, sino por voladura interna; ya que la dinamita comienza a utilizarse en 1866 y además el aspecto que presentaba la torre no hace muchos años, con desplomes hacia su parte exterior lo indica, independientemente de que hubiera sido cañoneada anteriormente.
A partir de entonces la torre ha permanecido, durante décadas arruinada y en lamentable estado de abandono, pero en los últimos años ha sufrido una degradación desproporcionada debido a distintos factores que a ello han contribuido. En primer lugar por el avance del oleaje de mar sobre las tierras bajas del litoral del mediodía castellonense debido a la construcción de distintos espigones perpendiculares a la línea de la costa. En segundo lugar fue la de arrojar, junto a su cimentación, las aguas procedentes del drenaje de la zona pantanosa de la demarcación de Moncofar.
Hoy se aprecian pocos restos de sus fábricas hundidos en el mar. (C.Pérez-Olagüe)

Fotos

Foto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble

La geolocalització dels elements està en procés de revisió.