Tornar

Recinto amurallado "El Rafalí"

Codi
46.25.127-007
Denominació
Recinto amurallado "El Rafalí"
Municipi
FONT D'EN CARRÒS (LA)
Comarca
LA SAFOR
Província
València
Ubicació
Al sudeste del núcleo urbano
Ús primitiu
Defensivo
Tipologia
Edificis - Edificis militars - Muralles
Foto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble
Secció
Primera
Clasificació
Bienes inmuebles 1ª
Categoria
Monument
Estat
Declaració genèrica
Anotació Ministeri
R-I-51-0012249
Fecha anotación
16/02/09
Tipus de delimitació
Genérico

Según varios autores como Diago, Madoz, etc. la ocupación del lugar ya existía bajo la denominación romana de los Emperadores Augusto, Claudio, Tiberio, Galba y Vespasiano con el nombre de Rebollet, pero al existir documentos que nos indican que en dicho lugar se encontraron dientes de hoz y varios fragmentos de cerámica hecha a mano, nos ponen de manifiesto que su existencia es anterior a la época romana, concretamente a la Edad de Bronce Valenciana, hoy totalmente destruido los restos de dicho poblado, o, por lo menos, oculto por los restos medievales del castillo y de su población.
Antonio Esteve, en la ¿Fundación de la Villa de Fuente Encarroz¿, manifiesta:
¿Los restos de las murallas que hay en la población y la puerta llamada Portal Roig, hoy muy deteriorada, indican, a pesar de su estado y restauraciones en épocas más modernas, su origen romano, todo lo cual acredita más y más la certeza de la antigüedad de la actual villa de Fuente Encarroz¿.
En la invasión arábiga del año 711, los sarracenos se establecieron en el Castillo de Rebollet y en La Font d¿En Carròs.
Durante la reconquista del reino de Valencia y en ausencia Jaime I de Aragón, varios caballeros cristianos D. Berenguer de Entenza, D. Guillem de Aguillón, D. Pedro Ximenez Carròs, D. Pedro de Luna, D. Fernan Sánchez de Ayerbe y D. Ramón de Cardona, con doscientos veinticinco caballeros, quinientos infantes y una compañía de almogávares, entraron en el valle de Bayren. D. Pedro Ximenez de Carròs puso sitio al fuerte y rocoso Castillo del Rebollet, ganándolo en combate en 1239. Agradecido el Rey por sus servicios el 18 de julio de 1240 hizo merced a Carròs o Carroz de la señoría del Castillo y Villa del Rebollet.
Durante la guerra promovida por el Rey Pedro I de Castilla, contra Pedro IV d Aragón (el Ceremonioso), el rey de Castilla se apoderó de algunos castillos del Reino de Valencia, siendo uno de ellos Rebollet, en el año 1364, destruyéndose como consecuencia de dicha guerra.
D. Berenguer de Vilaragut, señor del castillo y Barón de Rebollet lo reedificó en el año 1368 y a los habitantes de los lugares que componían la Baronía, les otorgó escritura y carta de concesión estipulada a los 18 días de marzo de dicho año ante D. Pedro Perpiña, escribano, concediéndoles todos sus términos, montañas, confines, entradas y salidas, caminos, acequias y aguas para regar, azudes, molinos y otras posesiones o propiedades en la manera como se había acostumbrado, salvo empero todas las cosas y todos los derechos pertenecientes al señor de Rebollet.
Dentro del recinto del castillo se encontraba una iglesia dedicada a San Nicolás que ocupaba una superficie de ciento sesenta varas. Dentro de dicha iglesia había una capilla dedicada a la Virgen del Rebollet, otra a Nuestra Señora del Remedio y un panteón para los señores Carroz. El castillo, cuya superficie era de dos mil doscientas varas, albergaba una pequeña población que se llamaba Rebollet. Esta población era distinta a la villa de La Font d¿En Carròs. Aunque algunos pusieron en duda la existencia de dicho lugar de Rebollet, no cabe ésta, como se desprende con pruebas por varios documentos y escrituras, entre ellas la otorgada por Bartolomé Martí de Veses en 9 de noviembre de 1558 en que se refiere; que D. Pedro Gilabert de Centelles por medio de D. Serafín Centelles su procurador especial, pasó a tomar posesión de la Baronía de Rebollet. En efecto, precedida convocación para Consejo general de todos los lugares de dicha Baronía, se formó éste en el pórtico de la plaza de la Villa de La Font d¿En Carròs, como cabeza de toda la Baronía. Se congregaron allí los habitantes de los lugares del Rebollet, de La Font d¿En Carròs, Potríes, Alcudiola, Rafelcofer, Alquería de la Condesa y Beniflá. Y primeramente fueron convocados y congregados en dicho pórtico Miguel Ferrandis de Mesa, Generosp, Alcaide del castillo de Rebollet, Miguel Gregori, Bartolomé, Jaime y Antonio Agut, mayor y menor; Miguel Jaime Escrivá, Juan Torres, vecinos, habitantes y domiciliados dentro del lugar y muralla de Rebollet.
Por el rey D. Jaime II de Aragón se concedió a Don Francesc Carròs la franqueza del Castillo y Villa de Rebollet y de sus términos, franqueza dada en Zaragoza pridie idus Junii 1314, confirmada por el rey D. Alfonso III, a favor de Bernat Centelles, en Valencia a XX de noviembre de 1417.
El mismo rey D. Alfonso, en los Idus de marzo de 1330, concedió al dueño del honor y Castillo de Rebollet y de la Villa de La Font d¿En Carròs, el pleno mero imperio y su ejercicio perpetuamente.
El Castillo estaba a cargo de un Alcaide o Baile, quien despachaba los títulos de franqueza, sellados y signados por medio de escribanos de Corte, desde el año 1404 en que el rey de Aragón concedió a todos los vecinos y moradores dentro del término de Rebollet y de la Font d¿En Carròs, franqueza de borra, pasaje, pontaje y otros; los que continuaron expidiendo después de arruinado el Castillo de Rebollet, residiendo el Alcaide en La Font d¿En Carròs como cabeza de Baronía.
Un documento de 1368 exime a los tres pueblos La Font d¿En Carròs, Potríes y Rafercofer, de la obligación de sostener las murallas del castillo de Rebollet.
¿Encara volem e a vos e als vostres otorgam en per tots temps que vos ne los vistres, present o sdevenidors, no siats tenguts ne obligats en fer retornar la obra del mur del castell de Rebollet, no contrastant altre privilegi o carta per nós otorgat en contrari parlant com així o vullam de certa sciència¿.
En el año 1383, D. Ramón de Riusech o Centelles, compró la baronía, honor y Castillo del Rebollet, quedando así agregada a Oliva. El año 1404, el rey de Aragón concedió a los habitantes del Rebollet y de la Font d¿En Carròs unos títulos de franqueza que fueron sellados y firmados por los escribanos de las Cortes y entregados por el alcaide del castillo.
El 20 de noviembre de 1417, el rey Alfonso el Magnánimo confirmó la concesión del castillo y villa, así como del término de Rebollet, a Bernat de Centelles. Más tarde, el 14 de abril de 1449 se concedió a Ramón de Riusech el título de Conde de la villa y baronía de Oliva. De esta manera van a quedar a su cargo los pueblos de Rebollet y La Font d¿En Carròs entre otros.
El 9 de noviembre de 1558, la baronía de Rebollet va a pasar a ser posesión de Pedro Gilabert de Centelles. Más tarde se incorpora a la Casa de los Duques de Gandia por el matrimonio de D. Carlos de Borja y Dª Magdalena de Centelles, hermana del último conde D. Pedro, que murió sin sucesión, casado con Doña Ipólita de Zúñiga.
Según se refiere el padre Miguel de Rodenas en su vida del Beato Andrés Ibernon (Valencia 1732, pás 98), el día 26 de diciembre del año 1598, en la ciudad de Gandia y Conca de La Safor, hubo unos terremotos muy fuertes que derribaron la torre del campanario colegial de Gandia, el convento de Nuestra Señora del Pino de Oliva y el Castillo de Rebollet.
En el recinto fortificado El Rafalí las fábricas son características de la baja edad media, mientras que las tipologías arquitectónicas de los elementos de fortificación se adscriben al siglo XV.
¿Hállase este pueblo de V.E. al fin de la huerta de Gandia en la falda de un cerro, en que empieza un pequeño pintoresco valle que se dirige a Oliva, de donde dista una hora. Sus calles son pendientes y su iglesia semi-gótica, siendo tradición que fue mezquita árabe, como lo parece en su forma, a escepción de la capilla de los Encarroces, que pertenece a fines del siglo 16. Así como el altar mayor sobrepuesto, del género y estilo del de la colegial de Gandia, y tal vez de las mismas manos¿. (Memoria del Ducado de Gandia y sus títulos anexos, redactada por Basilio Sebastián Castellanos para el duque de Osuna 1851-1852).
El recinto amurallado que se mantiene exento y conservado en la totalidad de su perímetro, es el llamada por la toponimia urbana como El Rafalí y está situado al sudeste del núcleo urbano de La Font d¿En Carròs. Se encuentra a una cota de nivel entre 50 y 60 metros sobre el nivel del mar. De este recinto fortificado se extienden las murallas que defienden la población, confundidas hoy con el caserío existente. Según Gisbert la fortificación El Rafalí se erigió como ampliación del primer asentamiento de La Font d¿En Carròs, posteriormente ampliado.
El conjunto de estructuras de ¿El Rafalí¿ presenta una gran homogeneidad en cuanto a técnicas constructivas y a los materiales de construcción empleados. La fábrica de una gran parte del conjunto, tanto de lienzos como de las dos torres, presenta la singularidad de contar con dos muros paralelos, construidos con técnica de tapia. Entre los muros se encuentra un relleno interior de arcilla roja. Los materiales empleados son de origen local.
Además se encuentran fábricas de mampostería con mortero de cal. La torre oriental presenta en el lienzo sudeste una fábrica mixta, con bandas de ladrillo y mortero entre mampostería. Ésta es una característica de los paramentos de algunas fortificaciones del entorno levantadas en las primeras décadas del siglo XVI.
Los elementos de fortificación que se aprecian son troneras, aberturas practicadas en los muros para dejar pasar las cañas de las piezas de artillería. Éstas atraviesan los dos muros, así como el relleno interior. Presenten diversas tipologías y abundan en los paramentos de las dos torres. Presentan un remate curvo de arco rebajado y su sección es atrompetada.
El conjunto fortificado del Portal Roig y el Rafalí permitían el refuerzo del frente este y sudeste de la probable muralla que rodeaba el conjunto edilicio de La Font d¿En Carròs. Su construcción significa una importante ampliación del perímetro urbano por oriente, incorporando un gran huerto cerrado de planta regular, llamado el Rafalí; quizá un antiguo Rafal vinculado a la señoría, que era en el exterior y adyacente al asentamiento medieval. Permitían la defensa del ingreso oriental de la villa, del Portal Roig, así como la vigilancia de los dos caminos, el del Calvario que une el castillo de Rebollet y La Font d¿En Carròs y el del cementerio viejo que rodea por el sur el promontorio donde se asienta esta población.
La superficie originaria del lugar de La Font d¿En Carròs era más restringida y de planta más redondeada, con la iglesia, dedicada a San Antonio Mártir en el centro. Las innovaciones en materia poliorcética y el diseño de la ampliación urbana motivan la incorporación del huerto del Rafalí, que estuvo en pie hasta bien avanzado el siglo XIX.
Es evidente que La Font d¿En Carròs, durante la baja edad media, dispondría de un cerramiento con ingresos de entrada. Las paredes del fondo de las parcelas urbanas conformarían un cercado perimétrico. El conjunto fortificado del Portal Roig y el Rafalí constituyen una aportación tardía, sincrónica al progresivo abandono y pérdida de peso de la villa existente justo al pie del castillo de Rebollet. Con el levantamiento de este sistema de fortificación, La Font d¿En Carròs va a recibir la herencia del castillo de Rebollet; cabeza de la antigua señoría medieval vinculada al linaje de los Carròs.
La interpretación del conjunto fortificado del Portal Roig y el Rafalí como amplaición del núcleo medieval originario, es reforzada por el trazado urbano, ya que el viario presenta una duplicidad de diseño.
La mitad este, a pesar de contar con una topografía accidentada, presenta una red de calles bastante regular, estructurada a partir de la calle Calvario, de traza rectilínea, que une el Portal Roig con la plaza de la iglesia. Perpendiculares a ésta, las calles Robollet o Ragaliciar. Este sector parece constituir una ampliación del núcleo urbano originario.
La mitad oeste se estructura con una trza viaria de diseño más curvado, en el entorno de la iglesia. Mientras la calle Cristo del Amparo y San Juan envuelven la isla donde está el templo, la calle Goleta, curvado con traza de hoz, salva la vertiente norte y nordoeste. La calle Mayor parece fruto de una expansión urbana no anterior al siglo XVII y estaría en el exterior del cerramiento, paralela a su trazado.
(C.Pérez-Olagüe. Basada en el informe del arqueólogo José Gisbert )

Fotos

Foto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble

La geolocalització dels elements està en procés de revisió.