Tornar

Alquería Fortificada El Trinquet

Codi
46.25.034-002
Denominació
Alquería Fortificada El Trinquet
Municipi
ALMOINES
Comarca
LA SAFOR
Província
València
Localització
Camino del Trinquete
Ús primitiu
Defensivo
Tipologia
Edificis - Edificis militars - Edificis agrícoles o residencialss fortificats
Foto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble
Secció
Primera
Clasificació
Bienes inmuebles 1ª
Categoria
Monument
Estat
Declaració genèrica
Anotació Ministeri
R-I-51-0012337
Fecha anotación
28/04/09
Tipus de delimitació
Genérico

Los orígenes de la Alquería del Trinquete se remontan a la época musulmana (siglos XI-XIII,), cuando comenzaron a regarse estas tierras con agua procedente de la futura acequia comunal de Gandía. Existía en aquella época, en lo que hoy dia constituye el termino de Almoines, una alqueria principal -Alfarrasí (Alharrazín, en el 'Llibre del Repartiment', año 1240)- y cuatro alquerias menores, en su mayoria 'rafals' o heredades particulares. La Alqueria del Trinquet debía ser una de estas fincas que se regaban, según un documento del 1244, del 4° partidor, las 3 filas de agua y la tanda de 15 días compartida por Alfarrasí y los Benietos (entre Almoines y Gandia). A Alfarrasí y sus alquerías anexas, correspondían 10 días de agua; a los Benietos, los 5 restantes.
El año 1384, el ciudadano Joan de Quintavall, propietario de las alquerías de Alfarrasí, Rafassanna y otras (conocidas como 'las alquerías de Quintavall'), aprovechando la situación estratégica de aquellas tierras, emplazadas en el centro de la Safor, edificó un complejo de ocio compuesto por una taverna, que hacía también de sala de juegos de azar, y unas habitaciones donde se alojaban las 'zíbies' o prostitutas musulmanas. El complejo era destinado a la población sarracena, que era la mayoritaria en la comarca, y estaba separado de las alquerías; con lo cual se supone que se ubicaría la actual alquería del Trinquet. Al poco de tiempo, Quintavall fue denunciado por las autoridades de Gandía por no estar autorizado a sostener aquel burdel, que amenazaba con acabar con la hegemonía de la taberna y burdel del Raval islámico de la villa de Gandía, dentro el término de la cual es encontraban las alquerias de Quintavall.
El año 1398 vuelve a figurar la actual alquería del Trinquete en el documento de venta de las alquerías de Quintavall a la Almoina de Pobres de la Catedral de Valencia. Después esta venta, las alquerías son conocidas como las alquerías de la Almoina o, por simplificación, 'les Almoines'. Estas alquerías eran Rafasanna (núcleo de Almoines), Alfarrasí (núcleo de Almoines), Rafalaxet (partida del Rafalet), la Alquería del Taronger (la Casa Blanca) y Benieto de n'Ortoneda (actual término de Gandía, partida de Benieto). La alquería de Alfarrasí comprendía las tierras actuales de Sorella, Baixeta y Barraques, según lo descrito en el documento, donde se dice: En aquesta a/queria ha un art de senyar, gran e be//, c/as de tapies tat entarn. El Huerto de Señor es sin duda la alquería del Trinquete, ya que el otro huerto medieval de Almoines, el del Trapig de Sucre, data del siglo XV y se encontraba anexo a las casas de Rafassanna (donde todavía se denomina 'el Castell'), y no a las de Alfarrasí.
Se trataría, de un huerto rodeado de tapia que los señores de los siglos XIV Y XV construían en sus territorios, como una manera de reserva señorial, protegida por el cerramiento y trabajada por vasallos moros, que estaban obligados a hacer 'tandes de faena' para el señor. Es probable, así mismo, que hubiera, al lado de casas para el alojamiento de colonos, alguna casa de señor (con algarrobo, pajar, granero, bodega, etc.) y una torre como símbolo del poder feudal. En el término cercano de Villalonga existía también un recinto cerrado muy pareciso al de Almoines.
Del año 1531 es el 'cappatró' o padrón señorial de casas y tierras de las Almoines, mandado hacer por duque de Gandía Joan de Borja. En él se nombran 6 alquerías de las Almoines, entre las cuales es encontraba la alquería de la Torre, emplazada entre Alfarrasí (actual Almoines) y Benieto (partida entre Almoines y Gandía). Es la primera mención documental que se hace de la existencia de la torre que bien podría haber sido obra de los Quintavall. La torre del Trinquete parece ser más antigua que la cercana torre de los Pares (propiedad de los jesuitas, entre Gandía y Bellreguard), que data del siglo XVI.
Durante los siglos XVI al XIX, la torre, el huerto cerrado y la alquería del Trinquet pertenecieron a los duques de Gandía. Como consecuencia del fin de los señoríos (1837), pasaron a manos de diferentes terratenientes. Hasta el año 1859 perteneció la finca a los Vallier: una familia francesa establecida en Gandía.
El año 1859 Luis Vallier vendió la alqueria de la Torre y sus tierras, 75,25 hanegadas, a un propietario adinerado de Oliva, en Venanci Vives Cuesta quien por medio de su apoderado, Joan Morant Bordehore -comerciante de Denia- plantó de naranjos el huerto a partir del 1867; siendo así el primer huerto de naranjos del termino de Almoines.
Entre el 1868 y el 1879, la heredad estaba arrendada a un labrador de Oliva llamado Francesc Salort y Sebastia; y es posible que -por la su afición a la pelota, un deporte muy arraigado a Oliva- adecuara aquí una cancha o trinquete, donde practicarían el deporte autóctono los colonos de la finca y los aficionados a la pelota de la contornada. De aquí que se quedara el nombre de alquería del Trinquete, que todavía mantiene.
La alquería se encuentra situada al Este del casco urbano de Almoines, en suelo no urbanizable, de uso agrícola, rodeada de huertos de naranjos regados por aguas del río Serpis a través de una red de pequeñas acequias alimentadas por la acequia de Sorella que recoge sus aguas de la acequia Comuna de Gandía que a su vez se alimenta de la acequia Real de Alcoy. Su torre destaca en su entorno arbolado, por su gran altura y esbeltez y constituye un hito en el paisaje comarcal desde hace casi 500 años.
La Alquería del Trinquete, es un conjunto arquitectónico compuesto por una torre medieval, con una alquería anexa y un muro perimetral con elementos de fortificación -de origen medieval, pero reconstruido después- que cierra un antiguo huerto de naranjos. También dispone de un trinquete de jugar a pelota valenciana de la mayor importancia etnológica e histórica en la comarca.
Esta orientada a suroeste y se llega hasta ella a través del llamado camino del Trinquete que partiendo del camino de la Font de En Carros a Gandía llega hasta el muro perimetral que la protege. Desde éste en línea recta se encuentra la puerta principal de la alquería.
El muro perimetral es de mampostería de cantos rodados de unos dos metros de altura, levantado como era tradicional en las alquerías señoriales tanto con el fin tanto de resguardarlo como de disponer de un lugar íntimo e idílico de esparcimiento. Recoge así la milenaria tradición de la recreación del paraíso, es decir jardín cerrado; concepto persa que se transmite al latín como paradisus, y que se representa aquí, como en anteriores culturas a través del Hortus conclusus, esto es, jardín rodeado de muros. Este muro dispone de elementos defensivos como una torre con un curioso matacán de ladrillo. En él nos encontramos en su lado Este con una torre provista de un curioso matacán de ladrillo. En el lado norte se conservan varias aspilleras.
En su sub suelo es probable que se halle los restos de una pequeña alquería de época medieval levantada por los Quintavall.
La alquería con la torre, ya citada a principios del siglo XVI, responde a la tipología de alquería con patio, alrededor del cual se distribuyen los distintos cuerpos constructivos de la misma. Está construido con mampostería intercalada con hiladas de ladrillo y los numerosos arcos son tabicados con el mismo ladrillo.
La torre en la esquina sudeste de la alquería es de unos dieciséis metros de altura y planta casi cuadrada con cubierta a cuatro aguas. En sus caras se aprecian diversas aspilleras. En su interior se ubica una escalera de bóveda tabicada de ladrillo. Responde tanto a la necesidad de vigilancia como de defensa ante los asaltos de bandoleros y de piratas berberiscos, frecuentes en las costas españolas.
El cuerpo principal de la alquería destinado a residencia dispone de dos plantas; se macla con la torre y sus ventanas recaen únicamente a la fachada principal. Junto a éste y con una planta más destinada a cambra se ubica otro cuerpo con arcos tabicados de ladrillo posteriormente cegados. En la parte posterior de éstos se ubica el patio, al que se accede a través de un hueco con arco elíptico y cerrando el mismo los cuerpos destinados a las labores agrícolas de la finca. Todos ellos de dos plantas.
El trinquete adosado a la muralla exterior junto al acceso a la finca es de planta rectangular de unos cuarenta y cuatro metros de longitud por unos cinco metros de profundidad. Para su construcción se sobrelevó el muro perimetral y se levantaron las paredes interiores en mampostería. (A.Soler, la parte histórica y C.Pérez- Olagüe el inmueble)

Fotos

Foto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble

La geolocalització dels elements està en procés de revisió.