Tornar

Torre del desaparecido Castillo Palacio de los Bellvís

Codi
46.24.047-001
Denominació
Torre del desaparecido Castillo Palacio de los Bellvís
Altra denominació
Casa de los Marqueses de Bèlgida. Torre Prisión
Municipi
BÈLGIDA
Comarca
LA VALL D'ALBAIDA
Província
València
Localització
En el centro de la población
Ús primitiu
Defensivo
Estil
Arquitectura Medieval
Tipologia
Edificis - Edificis militars - Edificis agrícoles o residencialss fortificats
Foto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble
Secció
Primera
Clasificació
Bienes inmuebles 1ª
Categoria
Monument
Estat
Declaració genèrica
Anotació Ministeri
R-I-51-0010941
Fecha anotación
04/12/02
Tipus de delimitació
Delimitado - Delimitación Definitiva - Planeamiento Urbanístico Aprobado Veure delimitació al mapa

Planes

Nom Informe Fecha informe Fecha publicación BOP
Plan General de Ordenación Urbana Favorable25/11/1127/02/12

Martín de Viciana en la extensa narración que hace del milagro eucarístico de Llutxent, comenta que en la Vall d´Albaida del tiempo de la conquista ¿todo era alcarias e lugares flacos, si no eran los castillos de Rugat, Bèlgida, Penacadell y algunos otros más apartados¿. Esta mención concuerda con las del castrum de Bèlgida, documentado en diversas ocasiones a lo largo del siglo XIII, y por ello Soler Medina plantea si en tiempos de Viciana, en el siglo XVI, el desaparecido castillo de los Bellvís todavía conservaría el aspecto de fortificación musulmana.
El castillo era conocido por los habitantes de Bèlgida con la denominación de Alcázar, término aplicado generalmente a castillos andalusíes de ámbito urbano. Nos encontraríamos entonces con una fortificación nueva de vísperas de la conquista (1178-1244), cuando el estado almohade decadente comienza a fortificar algunos lugares estratégicos como los castillos de Vilella, Chío, Albaida y posiblemente el de Bèlgida.
El señorío perteneció a la familia Bellvís. Doña Mallada de Entenza, viuda, poseedora del usufructo de la señoría entre los años 1348 y 1368, había fundado una colonia cristiana en Bèlgida alrededor de la primitiva iglesia de San Lorenzo. Ella había adquirido el mero imperio o alta jurisdicción el año 1353, y había acrecentado el valor de las posesiones con una buena gestión, viviendo seguramente retirada en Bèlgida. Es ella según la opinión de Soler Molina a quien se ha de atribuir la construcción del palacio. Guillermo de Bellvís, su hijo y heredero, dispuso ya, de esta manera, de un palacio donde retirarse y una iglesia donde hacerse enterrar.
La baronía fue vendida por Francisco Bellvís de Centelles al Cardenal Luis Juan Milá, quien la poseyó durante cuarenta y seis años. Volvió a la familia Bellvís al recuperarla su nieto Antonio Bellvís Ferrer, en 1524.
La población de Bèlgida se encuentra en la comarca de la Vall d´Albaida.
El palacio de los Bellvís estaba emplazado en la parte alta del pueblo, recayente a una plaza donde se encontraba la iglesia y ocupaba una extensión considerable de terreno.
El edificio poseía dos torres, según tradición oral de principios del siglo XX, y la denominación de alcázar hace pensar que podrían ser cuatro en origen, conformando una planta cuadrada.
La torre de levante fue demolida, en parte, en 1899, por amenazar ruina, y la torre de poniente lo fue en 1910 para construir una casa.
El historiador local Mariano Jornet Perales en 1932 nos hace una descripción del edificio:
¿...la fábrica y espesor de los muros, la resistencia de las bóvedas y la distribución interior dábanle más carácter de fortaleza que de palacio. Tienen los muros 1,55 metros de espesor y están compuestos de un conglomerado de gravas, ¿llacorella¿ y mortero que el tiempo ha endurecido como la piedra. Las esquinas del edificio son de sillería hasta la altura de 2,50 metros, así como la puerta de entrada. Hoy se encuentra demolido casi todo el edificio; sin embargo queda intacta su hermosa puerta ojival, de grandes dovelas, y aún puede admirarse algunos arcos apuntados de las ventanas y también de las piezas de la entrada con bóvedas de nervadura gótica, de cuyas claves se han desprendido los rosetones. La pieza de la entrada tenía, hasta no hace mucho, rótulos con inscripciones góticas en la nervadura de la bóveda, y en el friso de la portada existe el hueco como de haber sido arrancado el escudo señorial.
Al Este y Sur del palacio se extiende el huerto, en el cual existe todavía la renombrada cisterna..... No hemos hallado la fecha exacta de su construcción. El archivo de la Curia Eclesiástica de Valencia que podría arrojar alguna luz sobre este punto nos deja con la misma incertidumbre porque faltan los documentos de fines del siglo XIV, en cuya época creemos debió construirse. Se basa nuestra hipótesis en que el señor territorial, que hasta el año 1372 lo vemos residiendo en Játiva, a fines de 1379 lo hallamos ya instalado definitivamente en Bélgida, en donde más tarde hace testamento y es el primero de la casa que dispone se le entierre en la iglesia del pueblo, a pesar de la suntuosa sepultura que los Bellvís tienen en Játiva.¿
Por los elementos artísticos que nos describe: aspecto militar, acceso, inscripciones góticas, bóvedas con nervaturas y claves, ventanas apuntadas... invitan a situar la construcción de la residencia señorial sobre el alcázar musulmán dentro del periodo cronológico que iría del año 1350 al 1450.
En la actualidad sólo se conserva una torre adyacente, habiéndose demolido la fachada que restaba hace pocos años.
En los años 80 de este último siglo se derribó la fachada, conservándose una fotografía de la misma en la ficha del inventario del Ministerio de Cultura de 1979. La única torre restante se conserva en estado de conservación aceptable. (C.Pérez-Olagüe)

Fotos

Foto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto InmuebleFoto Inmueble

La geolocalització dels elements està en procés de revisió.