Tornar

Ciudad Iberorromana fortificada La Carencia

Codi
46.20.248-006
Denominació
Ciudad Iberorromana fortificada La Carencia
Altra denominació
Poblado ibérico la Carencia
Municipi
TURÍS
Comarca
LA RIBERA ALTA
Província
València
Localització
Cordillera del Portell
Tipologia
Edificis - Edificis militars - Ciutats emmurallades
Foto InmuebleFoto Inmueble
Secció
Primera
Clasificació
Bienes inmuebles 1ª
Categoria
Monument
Estat
Declaració genèrica
Anotació Ministeri
R-I-51-0012148
Fecha anotación
21/07/08
Tipus de delimitació
Delimitado - Delimitación Definitiva - Declaración de Entorno Veure delimitació al mapa
Publicacions DOGV
Resolució entorn de protecció
Delimitació entorn de protecció
Data resolució
20/10/09
Data publicació
24/12/09

La Carencia es un yacimiento que ha sido hasta hoy parcialmente excavado. Gracias a los trabajos de la investigadora Milagros Gil-Mascarrell en los años 1971-72 se conoce la cronología de una parte del yacimiento así como el tipo de construcciones y extensión de una parte del poblado, que tiene una ocupación desde el Bronce Final, continuando en las épocas Ibérica, Romana Republicana y Roma Imperial hasta llegar al periodo islámico con la construcción de una torre.
La Carencia esta ubicada en la cordillera del Portell, cercano a la población de Turís. La zona es una amplia llanura con relieve cárstico donde destacan algunos macizos surcados por el río Magro, con numerosos barrancos y fuentes que emergen al borde de las montañas. La mayor elevación del conjunto es la sierra de La Carencia con su punto más alto a 379 m.
La proximidad al río Magro, afluente del Júcar, condicionó su ubicación ya que de este modo participaba de una red comercial fluvial y terrestre de la antigüedad en contacto directo con el comercio marítimo. Su situación estratégica, a caballo entre la costa y las comarcas interiores, le proporcionó un carácter de núcleo distribuidor de mercancías hacia las comarcas de interior.
El yacimiento tiene tres caminos de acceso. Uno de ellos por el noroeste de la vertiente por el que se puede circular con vehículo, alcanzando una cota media del poblado y habiendo destruido un aparte de las estructuras del mismo. Otro camino, al sudoeste conduce a la cota más baja del poblado y está abierto recientemente. El tercero está situado al este de la montaña casi perdido por la vegetación y por el que se llega a una fuente situada en la parte media del poblado.
En la llanura que rodea la montaña de La Carencia se levantan algunas pequeñas colinas donde se ubican poblados del Bronce e ibéricos y en algunas terrazas del río Magro se hallan restos de villas romanas.
Desde la ciudad se controlaba y divisaba un amplio territorio: por el sudoeste y al fondo de la sierra del actual término de Dos Aguas y el poblado ibérico de Pico de los Ajos (Yátova) y por el sudeste el puerto de Buñol. Por el norte se divisan al fondo las últimas estribaciones de la sierra Calderona y detrás de la actual localidad de Loriguilla, la cima de la ciudad ibérica de Edeta (Llíria). Hacia el Este en un día claro se ve el mar Mediterráneo.
La Carencia es una ciudad ibérica, que posteriormente se romanizó, una de las pocas existentes en la Comunidad Valenciana y que constituía un centro de organización y control político, social y económico de un amplio territorio, de igual modo que las ciudades de Edeta (Llíria), Arse (Sagunto), Saetabi (Xàtiva) y Kelin (Caudete de las Fuentes).
La extensión de la urbe fue de 8,5 Has, rodeada por la muralla exterior. Además existe una segunda muralla y una primera denominada por Milagros Gil-Mascarell la acrópolis y que se sitúa en el punto más alto de la cima.
La acrópolis o primer recinto se considera el más antiguo, ocupa una 0,3 hectáreas con un perímetro de 246,49 m2. En la primera campaña de 2002 se limpió un tramo del muro oeste que cierra el recinto con lo que parece una torre en su ángulo noroeste.
El segundo recinto situado a una cota de 348,60 m tiene un perímetro de 727,40 m y ocupa unas 1,6 hectáreas. La excavación arqueológica de la campaña de 2003 se centró en esta zona, continuando las excavaciones de Gil-Mascarell. Se conoce un gran muro, llamado ¿muro meridional¿ en dirección este-oeste con muros de habitaciones a norte y sur. En este muro de características claramente defensivas se excavó un primer tramo de una longitud de 22,90 m y una anchura de 1 a 1,18 m. Al final del gran muro se encuentra una torre, la torre Oeste, de planta rectangular de 4,60 x 4,70 metros, hecha de sillares de piedra calcárea trabajados por la cara exterior así como piedras irregulares, trabadas con tierra y su interior lleno de tierra y piedras. Este muro tiene la particularidad que en su parte exterior se encuentra reforzado por otro muro que discurre paralelo al primero y parece adaptarse a la curva de nivel del terreno. Está situado a unos 4 metros de la muralla y tiene muros perpendiculares a modo de tirantes o contrafuertes internos y el espacio entre los dos muros está rellenado de tierra y piedras. Se conserva el talud con pendiente hacia el sur igual que las curvas de nivel de la montaña. Se trata de una construcción habitual en el mundo griego que se denomina emplecton.
También se conoce desde las excavaciones de los años 70, otra torre denominada torre Este, que no conserva toda la planta sus medidas son 4,26 x 4,90 metros.
En el interior del recinto se han encontrado restos de cerámica ibérica, itálica con barniz negro, carbón, escoria de metal, malacología y fauna con una datación de los siglos II-I a.C. En un nivel más bajo se han encontrado cerámica ática de barniz negro así como fenicia e ibérica. La cronología de este nivel sería la del momento de construcción de la murallas que podría estar entre los siglos IV-III a.C.
En la campaña de 2004 se realizó el seguimiento de la muralla por su prolongación hacia el este, llegando a documentar un total de 152 m, entre las dos campañas acabando en lo que parece ser una torre, desde a que continúa su prolongación aunque ésta no se ha documentado hasta el momento actual. También se localizó una puerta de 1,30 m junto a la torre Este. La muralla en este tramo tiene un grosor entre 0,90 y 1,30 m.
En la zona más oriental del recinto y la mejor conservada, ya que no ha sido roturada, se descubren los últimos restos de lienzos murarios.
El tercer recinto que cierra el conjunto de la ciudad tiene un perímetro de 1771,39 m, abarcando una superficie total de 8,5 hectáreas, con una cota media de 322m y una inferior de 299 m. En la muralla se aprecian tramos de lienzo y torres con diferente grado de conservación. Su factura también es de sillares de mediano tamaño trabados con tierra y se aprecia en algunos tramos la utilización de grandes sillares. Su anchura media oscila entre 0,90 y 1,10 m, que pudo documentarse en al año 2007, en el extremo sudoeste. La última campaña de 2008 tiene como objetivo el conocimiento de la cronología de esta última muralla.
Los aspectos ornamentales no se conservan. Se han hallado piezas de valor artístico como una cabeza de toro de piedra que formaba parte de una escultura funeraria, que se encuentra en la actualidad en el Ayuntamiento de Turís. También se han hallado diversos objetos cerámicos de origen fenicio, griego, íbero y romano, así como huesos, monedas y otras piezas metálicas casi todas ibéricas y romanas.
Los trabajos arqueológicos en el yacimiento se remontan a las intervenciones en los años 1971 y 1972 bajo la dirección de Milagros Gil-Mascarell en la que se dio a conocer una muralla con dos torres situada en la zona más alta del poblado y se excavaron diversas habitaciones que permitieron establecer una cronología para el poblado desde el Bronce final hasta época islámica.
En el año 2001, el servicio de Investigación Prehistórica de la Diputación de Valencia, inició el proyecto arqueológico ¿La Carencia. Evolución cronológica y urbanística. Valoración dentro del territorio¿ bajo la dirección de la arqueóloga Roasa Albiach Descals. Las campañas realizadas continuaron anualmente e ininterrumpidamente hasta el presente año 2008, bajo la misma dirección. (C.Pérez-Olagüe y R.Albiach)

Fotos

Foto InmuebleFoto Inmueble

La geolocalització dels elements està en procés de revisió.