Tornar

Núcleo Histórico Tradicional del Grao en parte, tramo final de la Avenida del Puerto

Codi
46.15.250-363
Denominació
Núcleo Histórico Tradicional del Grao en parte, tramo final de la Avenida del Puerto
Municipi
VALÈNCIA
Comarca
VALÈNCIA
Província
València
Ús primitiu
Residencial
Ús actual
Residencial
Data construcció
S.XIII
Tipologia
Infraestructures - Assentaments - Asentaments urbans - Centres urbans
Secció
Segunda
Clasificació
Bienes inmuebles 2ª
Categoria
NHT
Estat
BRL

Al Grau de València (Grau de la Mar) pertenece el núcleo de población más antiguo dels Poblats Marítims, surgido en torno a las actividades pesqueras y portuarias del primitivo embarcadero, hoy convertido en puerto. En torno a dicho embarcadero surgió el termino gradus para denominar el escalón o puente de madera que servía de muelle a las embarcaciones y que propició el asentamiento de casas y barracas de marineros.
Jaume I, que instaló en este paraje su campamento cuando la conquista de València, fundó con carta puebla dada el 27 de mayo de 1247 la Vila Nova Maris Valentiae, origen del Grao y de los barrios pesqueros, con la finalidad de que residieran los pescadores y algunos comerciantes. Originariamente existe un documento del 27 de mayo de 1249 que, aunque no sea estrictamente el acta fundacional del Grao, sí que señala su consolidación como núcleo urbano. Este fue el año del Privilegio Real por el que Jaime I se dirige a los que ya tenían alguna clase de terrenos en el Grao, concediéndoles algunas ventajas para edificar casas de obra sólida, a las que se dotó de un muro protector.
Su muralla se mantuvo hasta la segunda mitad del siglo XIX, con una extensión que comprendía de oeste a este, según M.J. Teixidor, desde el denominado “óvalo”, espacio circular que servía de nexo entre el poblado y el “camino nuevo” hasta la salida del puerto. Por el norte, el límite más distante lo daba el edificio de Atarazanas, entre las actuales plaza de Juan Antonio Benlliure y paseo de J.J.Dómine, de cuyo ángulo NW. Salía el Camí de Canyamelar , por el sur se extendía hasta la actual calle Juan Verdeguer, continuando hacia el oeste por el Camino Hondo y por el este hasta la plaza del Baluarte, hoy ocupada por el muelle de la estación”.
Durante el siglo XVII y XVIII se producen varios intentos de construcción del puerto valenciano siendo el año 1852 decisivo para la construcción del mismo. Durante este siglo se produce un acercamiento de la ciudad hacia el Grao. La historia del Grao ha estado siempre vinculada con la historia de Valencia, al ser la salida natural de la ciudad por el mar. La vida de este barrio ha girado tradicionalmente en torno a las actividades del puerto y las Reales Atarazanas (drassanes) construidas en el siglo XIV y ampliadas en el XV. Asimismo, se creó un baluarte defensivo para proteger la ciudad de Valencia de desembarcos o ataques rivales en tiempos de guerra. Administrada por un Justicia, la villa del Grao se mantuvo estrechamente vinculada a Valencia, de la que siempre dependió el puerto.
Pero su condición de plaza fuerte la hizo depender durante el siglo XVIII de un gobernador militar, que propició la integración de la Villanueva del Grao en el municipio de Valencia, materializada en 1897. A lo largo de las primeras décadas del siglo XX el Grao va quedando relegado a núcleo de paso con función de periferia económica e industrial que, acompañado por la pérdida de su independencia en 1897, le quitó también la condición de centro de decisiones y de control de protagonismo como núcleo urbano de la fachada marítima. La avenida del Puerto penetra en el centro histórico del Grao y la línea del ferrocarril Valencia-Barcelona se convierte en una barrera norte-sur difícil de superar.
Pero fueron los bombardeos de la Guerra Civil los que alterarían aún de forma más traumática la fisonomía del Grao. En 1939 se reordenó la fachada urbana, construida de cara al puerto y a los visitantes de fuera. Los años 60 iniciaron un declive mayor en comparación a los pujantes barrios de la Malvarrosa y Nazaret.

Las actuales parcelas provienen de las antiguas edificaciones derruidas. Son parcelas de pequeña dimensión consecuencia de un reparto unifamiliar en el origen de la formación de los poblados marítimos.
Los elementos estructurales de la trama urbana, aún cuando hoy en día han sufrido transformaciones, se localizan a lo largo de los siguientes ejes:
1.- De Sur a Norte, la plaza Tribunal de las Aguas, que constituye una de las pocas penetraciones que se abren desde la Avenida del Puerto, y articula el conjunto con el acceso principal de conexión del puerto con la ciudad.
2.-Las diversas calles, unas más completas y otras incipientes, de la vieja trama de los Poblados Marítimos, que condicionan la escala de la nueva ordenación.
Las calles por lo general son rectas y perpendiculares entre si pero formando manzanas de irregulares proporciones. Hoy predomina la población dedicada al sector industrial y terciario, como sucede por lo general con barrios de esta naturaleza, donde la renovación urbana es lenta.

La geolocalització dels elements està en procés de revisió.