Volver

Antiguo Monasterio de Franciscanos (Claustro y elementos circundantes, iglesia y dependencia adjunta)

Código
03.32.014-123
Denominación
Antiguo Monasterio de Franciscanos (Claustro y elementos circundantes, iglesia y dependencia adjunta)
Municipio
ALACANT
Comarca
L'ALACANTÍ
Provincia
ALICANTE
Localización
Benisaudet
Uso primitivo
Religioso
Estilo
Arquitectura Medieval
Tipología
Edificios - Edificios religiosos - Monasterios
Sección
Segunda
Clasificación
Bienes inmuebles 2ª
Categoría
Monumento de interés local
Estado
BRL (Genérico)
Modalidad
Bien de Relevancia Local según la Disposición Adicional Quinta de la Ley 5/2007, de 9 de febrero, de la Generalitat, de modificación de la Ley 4/1998, de 11 de junio, del Patrimonio Cultural Valenciano (DOCV Núm. 5.449 / 13/02/2007)

Los restos del antiguo convento se encuentran situados sobre un promontorio que alcanza la altura de 82 metros sobre el nivel del mar. A levante de la colina discurre un curso de agua potable, aunque de poco caudal, aflora en las inmediaciones. En su momento debió servir para facilitar la vida comunitaria en el mencionado monasterio.
Del año 1440 data la construcción de un monasterio ocupado por la comunidad de franciscanos. Dicha construcción está vinculada a acontecimientos extraracionales y de tradición oral, que describen diversos autores locales. En esencia están vinculados a la aparición milagrosa de una imagen de la Virgen, así como a la historia de la supuesta reliquia de la Santa Faz.
Pocos años después los miembros de la mencionada orden abandonaron el edificio, pasando a ocupar uno en La Montañeta, zona contigua a la ciudad. Con el tiempo la presencia de este convento dio el nombre de San Francisco al área urbana, primero como arrabal y posteriormente como barrio.
Viravens, autor de la Crónica de la Ciudad de Alicante, hace una mención en su libro de los restos materiales tal y como él los pudo contemplar hace ciento treinta años aproximadamente: " Este santuario, construido en la cumbre del montecillo, tenía unos veinte metros de longitud por siete de latitud; la puerta principal miraba a Occidente; había en él seis altares ¿al sur de éste estaba el claustro con una cisterna, ¿y tanto de la sacristía, como las demás oficinas, eran muy capaces. Las celdas parta los nueve religiosos ¿estaban en un piso alto y un bonito huertecillo ¿ hermoseaba la parte Este del monasterio, produciendo flores, frutas, yerbas olorosas y otras medicinales"
la descripción coincide por completo con los restos materiales aflorados en la excavación arqueológica realizada en el 2003. A la relación de espacios realizada por Viravens hay que añadir la existencia de alguna otra dependencia, entre la cocina, la sacristía, la murallas, etc.,
por otra parte las laderas del monte han sido parcialmente desmontadas en el transcurso de los años. De esta manera han desaparecido algunas de las estructuras del antiguo cenobio, o bien las que han llegado se encuentran muy dañadas.
En dicha situación está la construcción que por sus características podemos identificar como una muralla. Se aprecia bordeando a sur y levante la construcción principal. En efecto se trata de un muro de mampostería irregular, del que se conserva poco más de la cimentación y las primeras hiladas. Su planta se desarrolla en dos alienaciones que describen ángulo recto. Ofrece la sección horizontal o espesor de casi un metro, dimensión muy superior a los que se aprecian en los restantes muros constructivos que se encuentran en el edificio. Además en la esquina sudeste se encuentra un saliente macizo a modo de torre, elemento conveniente para la defensa estática del lugar.
Las iglesia es perfectamente reconocible en la nave única. Destaca la existencia de pavimento de barro cocido, del que se conservan algunos metros y las huellas de aquellas piezas que se han ido desprendiendo.
Junto al lado sur de la iglesia se sitúa el patio, es de pequeña superficie y se encuentra rodeado por un andador que define al claustro. La separación entre ambos espacios debió ser un muro, a juzgar por los restos más o menos calado mediante huecos de diversas superficie. En el centro del patio de encuentra el aljibe y las canalizaciones que llevaban el agua desde las cubiertas.
Por otra parte se encuentran los restos de algunas acequias, también la cocina, enterramientos y restos de distintas dependencias.
Los muros ofrecen distinto grado de conservación y las alturas son diferentes. Se conservan distintos umbrales y el alféizar de distintas ventanas. Aunque escasos se conservan restos de algunas impostas y las dovelas de arcos con sección característica de formas góticas. (S.Varela)

La geolocalización de los elementos está en proceso de revisión.