Tornar

Recinto Amurallado de la Villa Medieval de Ifach

Codi
03.30.047-011
Denominació
Recinto Amurallado de la Villa Medieval de Ifach
Municipi
CALP
Comarca
LA MARINA ALTA
Província
Alacant
Tipologia
Edificis - Edificis militars - Muralles
Secció
Primera
Clasificació
Bienes inmuebles 1ª
Categoria
Monument
Estat
Declaració genèrica
Anotació Ministeri
27992
Fecha anotación
15/03/11
Tipus de delimitació
Genérico

La villa amurallada de Calpe es parte de un enorme proceso repoblador que se produce en el Reino de Valencia a finales del siglo XIII y principios del siglo XIV, Jaime I inicia un lento pero continuado proceso de repoblación con habitantes del norte de la península.
El 8 de abril de 1282, el rey Pedro I de Aragón ordena construir una villa fortificada en las faldas del Peñón de Ifach que fuese garantía para todo el litoral de esta zona ¿...habiendo considerado y ordenado que en el lugar llamado de Ifach sea construida una villa y que en el mismo lugar todos debáis habitar y edificar vuestros domicilios, queremos y os mandamos a vosotros que inmediatamente después empecéis a trabajar y edificar vuestros domicilios en dicho lugar de Ifach obrando de tal manera que desde aquí hasta la próxima fiesta de San Miguel se vea que estáis haciendo nuestra y vuestra villa; hemos mandado a nuestro querido Arnaldo de Mataró desde aquel lugar os obligue a vosotros y a vuestros bienes con nuestra autoridad¿.
Tres días después, el 11 de abril de 1282 el rey le da orden a Arnaldo de Mataró para que divida Ifach en solares y los regale a cuantos calpinos quieran edificar allí: ¿Nos hemos ordenado y mandado que los pobladores de Calpe construyan una villa y edifiquen sus domicilios en el lugar llamado Ifach queremos y os mandamos que asignéis a dichos pobladores y dividáis entre ellos en ese lugar, espacios o solares para levantar dicha villa y construir cada uno sus domicilios¿. A pesar de los intentos de construcción parece que la fundación fracasa.
No será hasta el año 1298 cuando el noble se procedencia italiana Roger de Lauria solicita permiso a la Corona de Aragón para construir en Ifach un lugar que contara con fuertes murallas y defensas, siéndole concedido en es mismo momento. Roger de Lauria era Almirante de la Corona de Aragón, dueño de dominios en la Vall d'Albaida, valles de Seta y travadell y Señor de Cocentaina y Alcoy. Poco después de serle concedida la propiedad de Calpe muere en el año 1305. Será su hija Margarita, la continuadora de la labor de su padre de concentrar a la población medieval en la costa y terminar la villa de Ifach. Es ella, en 1344, quien ordena la construcción de la iglesia de Ifach, con tres beneficios o capellanías, dedicados a la Virgen María, el Arcángel San Miguel y a San Nicolás.
Durante la guerra de los Dos Pedros, en pleno siglo XIV, entre las Coronas de Castilla y Aragón, la flota castellana, apoyada por barcos portugueses y genotes, que contaba entre sus filas con el almirante Egidio Boccanegra, tras su fracasado intento de tomar Barcelona, encuentra refugio en la rada de Calpe. Buscando resarcirse de sus derrotas frente a la armada aragonesa, saquean y destruyen la villa y las defensas de Ifach en el año, el año 1359. La villa queda abandonada y los pobladores se trasladan a la vecina población de Calpe.
A principios del siglo XV, el rey de Aragón Alfonso V, conocido como el Magnánimo, decide que sus casas deben ser reparadas y volver a ser habitadas, en virtud de la petición de Guillem Serra, vecino de Xàtiva, constructor de aguas y canalizaciones. El rey da permiso a Serra para repoblar Ifach con el visto bueno de los jurados de Calpe y de Ifach y da permiso para imponer sisas sobre el pan, vino, carne y otros productos que se negocien en el término durante los próximos 10 años. Lo recaudado irá destinado a la reparación y reconstrucción de las defensas y casas de los futuros pobladores de Ifach.
Los jurados y vecinos de Calpe informan al monarca de las dificultades de repoblar el lugar nuevamente, ya que las tierras siguen teniendo dueños y éstos viven asentados en Calpe. Asimismo se presentan objeciones a la hora de fortificarlo considerando que era mejor opción invertir en las defensas de Calpe, que es donde reside la mayor parte de la población, El rey accede a las peticiones y traslada lo recaudado de la sisa para reparar y mejorar las defensas de la villa de Calpe.
Las murallas de la villa fortificada de Ifach se extienden por la plataforma inferior de la ladera del Peñón de Ifach abarcando una extensión de 4,2 hectáreas de suelo.
La parte mejor conservada de las mismas se encuentra en el Mirador de Levante, al Norte de la ladera de ascensión a la roca de Ifach donde se conservan más de 250 metros de muralla con cuatro torres en saliente. Las murallas de Ifach están realizadas con dos técnicas. Por una parte existen lienzos de muralla construidos usando la técnica del encofrado con mampostería de cimentación y tratados con un encalado al exterior y al interior. En estos casos la sillería se utiliza para reforzar esquinas y elementos diversos como puertas, ventanas, etc....
Por otra parte las torres parece que estaban construidas internamente con encofrado, pero su revestimiento exterior era de sillería trabajada. Gracias a los grabados de la época como del francés Laborde, fechado en el siglo XVIII, sabemos que al recinto se accedía por una puerta que parece encontrarse en el frente Oeste de la muralla, que coincide con el actual camino de acceso al parque natural. Los trabajos arqueológicos llevados a cabo hasta el momento no han permitido confirmar su existencia.
Se conocen los restos de seis torres repartidas a lo largo de la muralla de la villa. De todas ellas la más conocida y mejor conservada es la torre que domina la parte norte de la muralla y que conserva ocho metros de altura. Las torres se disponen en saliente con respecto a la muralla con el fin de facilitar la defensa.
Todas ellas estaban unidas por el adarve que permitía acceder a todas ellas por el perímetro de la muralla. En cuanto a sus elementos defensivos, aún no se han localizado ninguno, pero creemos que serían, aspilleras verticales de escasa apertura para el lanzamiento de armas arrojadizas con ballesta, y para los remates de las torres, éstas contarían con un parapeto almenado, al estilo de los descubiertos en otros recintos amurallados de la misma época, dotados de manteletes para la defensa vertical.
El recinto albergaba una iglesia ordenada por Doña Margarita de Lauria en 1305. A pesar de la destrucción de la villa se debió mantener en buen estado de uso durante todo el siglo XIV y parte del siglo XV y los grabados de época moderna la muestran como el edificio más predominante de al destruida villa. El resto de edificios del conjunto no han sido identificados todavía. La villa está siendo objeto de una investigación arqueológica. (C.Pérez-Olagüe extraído del informe de J.L. Menéndez)

La geolocalització dels elements està en procés de revisió.