Tornar

Escudo de Fernando de Aragón, Duque de Calabria en la Casa Tota de Valencia

Codi
46.15.250-377
Denominació
Escudo de Fernando de Aragón, Duque de Calabria en la Casa Tota de Valencia
Municipi
VALÈNCIA
Comarca
VALÈNCIA
Província
València
Localització
Avd. Constitución, 277
Tipologia
Escuts - Escuts
Foto Inmueble
Secció
Primera
Clasificació
Bienes inmuebles 1ª
Categoria
Monument
Estat
Declaració genèrica
Modalitat
BIC VALENCIA
Anotació Ministeri
28613
Fecha anotación
02/11/12
Tipus de delimitació
Genérico

Se encuentra sobre la fachada de la llamada Casa Tota en la esquina sudeste del edificio. Esta casa, que fue propiedad de los monjes jerónimos, se encuentra en el entorno de protección del Monasterio de San Miguel de los Reyes . El monasterio fue fundado en el siglo XVI por el duque de Calabria sobre un antiguo monasterio de la Orden del Císter. Es una importantísima obra del renacimiento valenciano que según algunos autores puede ser considerado como precedente del monasterio de El Escorial, siendo como éste, monasterio jerónimo, foco cultural e iglesia conmemorativa de la memoria de su fundador. Es el primer conjunto arquitectónico de la Comunidad Valenciana levantado según las nuevas directrices del Renacimiento. En el mismo participaron importantes arquitectos, maestros de obra y artistas de su tiempo. La fundación del monasterio fue debida a la intención de doña Germana de Foix, esposa de don Fernando de Aragón, duque de Calabria, de ser enterrada, junto a su marido, en un monasterio jerónimo. El padre Sigüenza narra que con este propósito escogieron los Duques un lugar en las cercanías de Valencia, en el camino real de Murviedro, en el que existía un monasterio de la Orden del Cister que se encontraba en decadencia espiritual y material. De este primitivo monasterio solo se conservan restos arqueológicos. El duque trajo a Valencia a dos importantes arquitectos del momento: Alonso de Covarrubias y Juan de Vidaña. Según el padre Sigüenza realizaron ¿una buena traza del monasterio e Iglesia, que si de todo punto se executara, y el Duque tuviera más larga vida, fuera una de las más valientes cosas que tuviéramos¿. La traza llegó a verla Orellana que declaró que estaba firmada por Covarrubias. Éste regresó a Toledo, y la obra fue comenzada por Juan de Vidaña. La primera piedra fue colocada en 1548 por el obispo y el duque y llevaba grabadas las armas de su fundador. La muerte del duque acaeció en 1550 legando al monasterio su dinero, alhajas y su riquísima biblioteca. Este legado hubiera servido para la continuación de las obras, pero su palacio fue saqueado la misma noche de su muerte. La construcción del monasterio se prolongó durante el siglo XVII, iniciándose la iglesia del monasterio a partir de 1601. En el siglo XVIII se hicieron obras en la cripta, en algunos altares y se promovió la edificación del claustro del lado del norte de la iglesia. A finales de este siglo es cuando se debió levantar, a pocos metros de su puerta de acceso y al otro lado del Camino de Murviedro, la llamada Casa Tota, un edificio agrícola, ya que la fecha que existe grabada en el escudo es 1782. En 1811 los frailes abandonan el monasterio ante la inminente llegada de las tropas francesas, permaneciendo deshabitado hasta 1814. El edificio quedó algo deteriorado pues se conoce que la comunidad religiosa se vió obligada a hacer algunas reformas después de su regreso. En 1821 la desamortización del trienio liberal suprimió la comunidad jerónima. El monasterio, según la Real Orden de 2 de julio de 1821 se habilitó como Casa de Beneficencia y Correción. En 1823 se produjo el regreso de los frailes, que realizan algunas obras menores. En 1835 se produce la exclaustración definitiva, pasando sus propiedades a manos del Estado. Tras la desamortización, las obras de arte y libros que quedaban después de haber sido objeto de saqueo en la guerra de la Independencia, fueron trasladados al Museo de Bellas Artes de Valencia y buena parte de los libros, entre los que se encuentran los procedentes de la valiosa biblioteca del Duque de Calabria, se destinaron a la Biblioteca Universitaria. Impedida su demolición por el Ayuntamiento previo informe de la Academia de San Carlos, fue destinado a asilo y a cárcel, lo que motivó la construcción de las alas del claustro norte, la galería carcelaria en el ala oeste del claustro Sur, las garitas en la muralla circundante. La nueva portería se destinó a cuerpo de guardia. Entre 1997 y 2000 fueron realizadas las obras para su destino de sede de la Biblioteca Valenciana.
El edificio en el que se encuentra el escudo del duque de Calabria, junto con el monasterio, se encontraban situados originariamente en el entorno agrícola de la huerta valenciana, que solo se conserva parcialmente. Es una antigua alquería de tres plantas con cubierta a dos aguas de teja árabe. Los dinteles de los vanos de sus fachadas son de ladrillo y en la esquina donde se ubica el escudo es de sillares redondeados. Las fachadas se encuentran enfoscadas de mortero de cemento desvirtuándolo y provocando humedades en fachada. Un gran panel cerámico y el zócalo añadido también son elementos impropios añadidos en las últimas décadas. El blasón que ostentó Don Fernando de Aragón, Duque de Calabria está cuartelado: siendo los 1º y 4º cuarteles, de oro, con cuatro palos de gules (armas del Reino de Aragón) y los 2º y 3º, de plata, con una cruz potenzada con cuatro crucetas entre sus brazos, de gules (Armas de la Casa Real de Jerusalén y del Ducado de Calabria). En el pequeño escudo de la Casa Tota no se aprecia policromía y las cuatro crucetas no están representadas. El sillar donde se encuentra tallado está redondeado en la esquina. El escudo de forma oval y bordeado con molduras, se encuentra rematado con la corona ducal y bajo el mismo está la siguiente inscripción ¿Año 1782¿. Adorna el escudo en los dos lados y en la base una decoración vegetal. Este escudo se halla representado dos veces en el vecino Monasterio de San Miguel de Los Reyes, fundación del duque. (C.Pérez-Olagüe)

Fotos

Foto Inmueble

La geolocalització dels elements està en procés de revisió.