Tornar

Puig de Almizra

Codi
03.28.051-013
Denominació
Puig de Almizra
Municipi
CAMP DE MIRRA (EL)
Comarca
L'ALT VINALOPÓ/ EL ALTO VINALOPÓ
Província
Alacant
Secció
Primera
Clasificació
Bienes inmuebles 1ª
Categoria
Lloc històric
Estat
Declaració singular
Anotació Ministeri
29001
Data disposició
13/11/15
Data publicació DOGV
16/11/15
Tipus de delimitació
Delimitado - Delimitación Definitiva - Declaración con Entorno Veure delimitació al mapa
Publicacions DOGV
Resolució incoació
Publicació declaració
Resolució entorn de protecció
Delimitació entorn de protecció
Data resolució
13/11/15
Data publicació
16/11/15

El Puig de Almizra fue el escenario del histórico Tratado de Almizra en el que Jaime I el Conquistador, rey de Aragón, y el futuro Alfonso X el Sabio de Castilla delimitaban la expansión territorial de una y otra corona entre los reinos de Valencia y Murcia. Tras los avances en la reconquista del reino de Valencia en 1238 y del reino de Murcia por Castilla en 1243 tras los tratados de Cazola y de Tudején (o Tudilén).
El pacto de Tudilén se produjo el 27 de enero de 1151, por el cual el rey de Aragón tendría la ciudad de Valencia y toda su zona desde el Júcar hasta los límites del reino de Tortosa, con la ciudad de Dénia. En este pacto Castilla abandonaba sus deseos de expansión hacia el levante español, al ceder a Aragón la ocupación de sus tierras, aún irredentas, de Valencia, Dénia y Murcia, bajo especiales condiciones de vasallaje. De este modo Castilla se aseguraba un poderoso aliado y Aragón ensanchaba al máximo sus dominios.
La conquista de Cuenca, ocurrida en 1177, modifica la situación estratégica de las monarquías de Castilla y Aragón. Desde allí se bajaba fácilmente a Requena y Utiel y se descendía sobre Murcia. Por otra parte el avance almohade había privado a Alfonso VIII de la salida al Mediterráneo por Almería, y el monarca castellano se vio en la necesidad de buscar otra salida por el reino de Murcia.
Todo esto se negoció de nuevo en la reunión que tuvieron el 20 de marzo de 1179 en Cazola, lugar desaparecido, muy probablemente el llamado Corral de Cacala, situado en la calzada de Medinaceli a Ariza, muy cerca del límite con Aragón. La copia de este tratado se conserva en el Archivo de la Corona de Aragón. En virtud de este compromiso el rey de Castilla adjudicó al de Aragón, Valencia y su reino, Xàtiva, con todas sus pertenencias, Biar y toda la tierra desde el puerto de Biar hasta Xàtiva y Valencia, además de Dénia, con todas sus pertenencias hasta Calp. Por otra parte el rey de Aragón asignó al rey de Castilla todas las tierras que estaban más allá del puerto de Biar.
El pacto de Cazola dejaba para Castilla las poblaciones de Villena, Sax, Elda, Novelda, Catral, Callosa de Segura, Elche, Orihuela y Alicante. Posteriormente, en 1239, tras la toma de Valencia, se produjo el primer asalto a Villena por las tropas aragonesas que fue infructuosa, y después de otra intentona en el tercer asalto la ciudad fue entregada en 1240.
Poco después de la caída de Villena fue acordado el matrimonio del infante Don Alfonso, que tenía a la sazón 22 años, con la hija mayor del rey, Doña Violante, que era entonces una niña de seis años. El matrimonio se realizó en firme el 1 de diciembre de 1249.
En 1243 Don Alfonso trató de apoderarse de Xàtiva, que en virtud del pacto de Cazola podía ser considerada de Castilla al pertenecer al reino de Murcia, todavía en poder de la morisma. Fracasó en su intento, pero consiguió que Enguera y Mogente cayeran en su poder. En represalia logró Don Jaime que los calatravos que guardaban Villena le entregaran la plaza.
Caudete y Bogarra se entregaron también a Don Jaime por concierto con los sarracenos que las poseían, y así se llegó a la coyuntura que quiso evitarse en 1179 con el pacto de Cazola. Y como el choque entre Aragón y Castilla parecía inminente, suegro y yerno concertaron verse en un lugar situado entre Almirza (la actual Campo de Mirra) y Los Capdets (Los Cabezos).
Dice la Crónica de Jaime I que después de haberse visto en el campo el rey y el infante, este se vino al paraje del Real por ver a la reina, y que el rey mandó desembarazar el castillo y villa de Almizra para que Don Alfonso se aposentase en ella, pero que el infante no quiso y se alojó fuera, al pie del Puig de Almizra, en donde había mandado levantar sus tiendas.
Entre los posibles parajes donde Don Alfonso se asentó están el conocido por Les Graelletes, por los abundantes signos incisos, probablemente heráldicos, en forma de parrilla. Los petroglifos se localizan sobre una gran losa natural, en una vaguada que separa el Puig de Almizra, en donde se emplaza el castillo, y otro cabezo más al este llamado La Fantasmeta. Igual de probable es la vertiente norte llamada El Real, por su planicie y cercanía a la acequia. Según el tratado, quedaron para Don Alfonso Alicante, Aigües,
Busot, Villena, Caudete y Bugarra, y para Don Jaime Castalla, Biar y Almizra. Pero en la Crónica se citan, además, en el dominio castellano Almansa, Sarafull (Jarafuel) y el río Cabriel, y en el aragonés Relleu, Xixona, Alarc (partida de los Arcos en el término de Altea), Finestrat, Torres (partida de Villajoyosa), Polop, La Mola (cerca de Aigües) y Altea.
El encuentro tuvo lugar desde el día 23 de marzo hasta el 26 de marzo de 1244. Las negociaciones fueron llevadas a cabo entre el propio Rey Don Jaime, por una parte, y el maestre de Uclés y el señor de Vizcaya como emisarios del infante, por otra.
Con ocasión del VII centenario de la muerte del rey Don Jaime, se escenificó el 7 de noviembre de 1976 la versión del Tratado de Almizra escrita por Francisco González Mollá, de Biar, y a partir del gran éxito inicial se incorporó la representación del tratado al programa de actos como broche de las fiestas de Moros y Cristianos. A partir de ahí se solicitó a Salvador Doménech Llorens el desarrollo más completo de la acción y la obra se estrenó el 25 de agosto de 1982 y cada año se celebra desde entonces.
En conmemoración del VII centenario de la muerte de Jaime I se levantó un monumento al Tratado de Almizra en Campo de Mirra.

Descripción urbanística
Los lugares vinculados al tratado de Almizra son:
¿ El Puig donde se asienta el castillo y donde muy probablemente se firmó el tratado.
¿ El montículo próximo al Puig llamado La Fantasmeta, donde se encuentran los posibles restos de una torre vigía vinculada a la defensa del castillo, así como gran número de ruinas de muros de mampostería que podrían haber conformado un poblado vinculado a la torre.
¿ El lugar donde se encuentra el petroglifo entre las dos elevaciones anteriores, en el que se observan inscripciones heráldicas en forma de palos, puede ser indiciarias del asentamiento de las tropas de Aragón.
¿ El paraje denominado El Real, a los pies del Puig de Almizra, planicie por donde discurre el que fue camino entre Villena y Alcoy y
Bocairent y la acequia Mayor que serviría de abastecimiento de agua a la tropa de Castilla.
Todos ellos están clasificados como suelo no urbanizable por el Plan General de Ordenación Urbana del municipio.
Edificaciones existentes en el sitio histórico, se encuentran los siguientes inmuebles:
¿ Castillo de Almizra. Pertenece a la misma fortificación la llamada torre de Campo de Mirra, que se encuentra adosada a la ermita y eremitorio de San Bartolomé.
¿ Ermita y eremitorio de San Bartolomé.
¿ Restos murarios y de una posible torre en el paraje La Fantasmeta ¿ Petroglifo de Les Graelletes
¿ Masías del Real, antiguas casas de labranza construidas a partir del siglo XVI, de arquitectura popular con muros de mampostería y cubiertas inclinadas de teja árabe.
¿ Casa de Les Monges, Les Penyetes o Peñetas núm. 5.
¿ Casa del Batle o de la Batlia, Les Penyetes o Peñetas núm. 6.
¿ Casa en Les Penyetes o Peñetas números 7, 8 y 9.
¿ Acequia Mayor del valle o del Rey, que recoge las aguas del Vinalopó desde el azud del término municipal de Benejama.
¿ Calvario: demolido en la Guerra Civil de 1936, está siendo reconstruido a partir de los restos de los basamentos de sus estaciones.
¿ Cementerio: datado en el siglo XIX.

La geolocalització dels elements està en procés de revisió.